(excelente film-homenaje a los 70, que busca el escalofrío constante, y nos pone tras la pista de su director Ti West)

★★★★★ Excelente

La casa del diablo

Es curioso que los directores, de cine de terror, más interesantes de la actualidad, vivan y beban tanto de tiempos pasados. Es un síntoma preocupante, en el sentido de que el buen cine de terror actual, parece vivir de épocas pasadas, recreándolas temáticamente y visualmente, y parece que le cuesta encontrar nuevas vías de desarrollo, más allá de la explosión del falso documental, que tiene ya unos años la verdad.  Tampoco es un dato preocupante, ya que directores como Zombie o Aja (con su fijación por los 70) siguen ofreciendo obras maestras, pero sería necesario ver algún soplo de aire fresco, que nos dejará a los fans más tranquilos.

 

A los realizadores citados, debemos añadir el nombre de Ti West. Cineasta que debuto con la curiosa The Roost, y que con se segunda obra, The house of the devil,  ya ofreció un film excepcional. El director americano recrea el final de los años 70 (en su siguiente film, Cabin Fever 2, se lanzaría de pleno a los años 80) con un gusto exquisito, tanto por las localizaciones, vestuario, peinados y muy especialmente por su excelente selección musical.

 

The house of the devil cuenta la historia de Samantha, una joven universitaria, que acepta un trabajo de niñera para poder pagar el alquiler de su nueva casa. Lo que parecía una noche normal y corriente, va a transformarse en una auténtica pesadilla para nuestra protagonista.

 

West sabe manejar la puesta en escena. El film es durante los primero 70 minutos una obra de atmósfera, con pocos personajes, un solo escenario y una planificación que busca el escalofrío constantemente. Esa casa, llena de recovecos oscuros, se transforma en un personaje más, y desde el momento en el que Samantha cruza el umbral, los espectadores sabemos que todo va a terminar muy mal.  Si bien en la primera parte, West trabaja con un ritmo lento, los últimos 20 minutos se transforman en una pesadilla excesiva, con ramalazos gore y locura creciente. La combinación de ambas partes, se antoja simplemente perfecta.

 

Un film francamente recomendable, que solo puede definirse como espeluznante, con un director que sabe lo que se hace. Lo mejor: conseguir asustar con pocos elementos (como antiguamente) y el look visual de toda la película (desde los títulos iniciales hasta los finales), que nos obligan a seguir la pista de West muy de cerca.

Lo mejor: El look visual
Lo peor: Esperemos que su director sepa construir su propio camino, más allá de la referencia
publicado por Alberto Zamora López el 5 diciembre, 2011

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.