Cuando el sueño americano te golpea en la cara

★★★☆☆ Buena

Cowboy de medianoche

Los sueños, normalmente, no se hacen realidad. El sueño americano tampoco. Eso de que allí todo el mundo tiene su oportunidad, que si lo intentas y realmente deseas algo, se hará realidad, es todo una patraña. Lo malo es que hay quien no lo sabe. Es el caso del protagonista de Cowboy de medianoche.

El joven texano Joe Buck decide liarse la manta a la cabeza e ir a Nueva York para hacer dinero a espuertas gracias a sus pintas de cowboy que tanto cree que gustan a las mujeres neoyorquinas y a su buena planta. El plan es perfecto: ganarse la vida como gigoló para mujeres de la alta sociedad. Pero en cuanto llegue a la Gran Manzana se dará cuenta de que no todo es tan fácil como él pensaba. Quienes que no se ríen de él, le timan aprovechándose de su ingenuidad. Finalmente verá cómo su vida se cruza con la de Rico "Ratso" Rizzo, un timador, perdedor y tuberculoso, una extraña pareja a la que tampoco le irá demasiado mejor.

La dureza de la vida hecha película, un jarro de agua fría encima de nuestras ilusiones, el sonido del despertador que nos saca de repente del sueño de nuestra vida. El Nueva York que no nos admite en su interior.

Oscar a Mejor película, Mejor director y Mejor guion adaptado con la interpretaciones de nivel (brillante Dustin Hoffman) en un duro mazazo mezcla de realismo, dureza y desesperanza. Una huida hacia delante frenada en seco por un viento que no te deja avanzar. Y el sueño americano al fondo, pequeño, cada vez más pequeño. Tan lejano que duele.

Lo mejor: Dustin Hoffman y la cruda realidad que refleja.
Lo peor: Darnos cuenta de que el sueño americano no siempre se hace realidad.
publicado por Natalia Marcos el 14 diciembre, 2011

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.