muchocine opiniones de cinedesde 2005

The yellow sea

Contraer deudas con la mafia siempre tuvo sus consecuencias.  En Yanji, tierra de nadie entre Corea del Norte, China y Rusia, el taxista Gu Nam – Ha Jung woo – tendría que vivir varias vidas para poder solventar una situación de la que difícilmente saldrá, viéndose obligado a aceptar un asesinato por encargo. Y si pagar la deuda nunca fue fácil, pronto descubrirá que el remedio será peor que la enfermedad.

El guionista y director Na Hong Jin, a pesar de su juventud y falta de experiencia en largometrajes, ha conseguido labrarse un hueco en el olimpo de los dioses coreanos. Con tan solo dos películas, The Chaser, con la que ya batió records de taquilla en su país, despertó el interés de la Fox, que se fijó en él para financiar su siguiente proyecto, The yellow sea, logrando superar la marca anteriormente registrada por su primer film e incluso entrando a concurso en festivales de nombre como Cannes, o consiguiendo el premio a la mejor dirección en Sitgest.

Pero la meteórica carrera asiática de Na Hong Jin quizás encuentre algunos lastres en el camino europeo. Sin diferenciarse mucho de Old Boy en la gran mayoría de las escenas de acción, las claras referencias a Kill Bill e incluso rozando la técnica vista en películas como El caso Bourne, The yellow sea, se enfrenta a una más que dilatada duración, divida en tres actos claramente diferenciables, donde vemos  sufrir y evolucionar con maestría a Ha Jung woo, pasando de ser el más miserable de los personajes, a el mayor y más despiadado de los asesinos. Interesante desarrollo que gusta pero cansa. Dos horas y media de película, posiblemente justificadas y bien llevadas, cuya complejidad de guión y la dificultad por parte del público occidental por recordar nombres y caras asiáticas, acabarán emborronando una atractiva historia de pérdida, amor, racismo, desesperación, denuncia social y redención, todo ello aliñado con una tomatina de litros de sangre a la que el cine oriental nos viene acostumbrando.

Con unos perturbadores personajes secundarios, como el inquietante Kim Yun-seok o escenas de violencia memorables, donde no se gasta la pólvora pero se experimenta con todo tipo de armas en distancias cortas, recorremos un panorama a lo largo del metraje donde los héroes brillan por su ausencia, una salvaje selva cuya ley de la jungla muestra el lado oscuro de quien tiene poco o nada que perder.

Un thriller que cumple con las pautas clásicas del cine negro, cuyo guión no impresiona pero convence, y que arrasaría, dando mucho de que hablar, si recortara minutos y tuviera actores made in Hollywood
Lo mejor: La dirección y acertada elección de los dos personajes principales.
Lo peor: Larga en exceso y confusa a ratos como para ser bien recibida aquí igual que en casa.
publicado por Ñete Rodriguez Peña el 18 diciembre, 2011

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre