La dama de hierro

No es nada fácil protagonizar un biopic sobre un personaje vivo y que todo sean elogios. El público tiene demasiado fresca en la memoria la imagen de esa persona como para que cualquier persona venga a tratar de hacerse con el personaje. Pero a veces pasa.

En La dama de hierro, Meryl Streep es Margaret Thatcher . ES Margaret Thatcher. Impresionante muestra de talento actoral para dar vida a la Primera Ministra de Reino Unido entre 1979 y 1990. Una actuación que coloca a la actriz en un puesto inmejorable para hacerse con todos los premios habidos y por haber.

La dama de hierro llega a nuestras pantallas (5 de enero) ensalzada por la maravillosa actuación de Meryl Streep. El director Pyllida Lloyd trata de mostrarnos la vida y milagros de la Thatcher. Para ello nos sitúa en el tiempo actual, con una ex Primera Ministra que convive con sus fantasmas y sus recuerdos, a través de los que nos muestra la historia de sus ansias de cambiar el mundo y de liderar no solo el Partido Conservador, sino a todo el país.

Pero Lloyd cae en la trampa de hacernos pensar que es oro todo lo que reluce. Mientras veía la película en un pase privado para la presentación de la nueva web de los Cines Yelmo me llamó mucho la atención no los pocos defectos que podía señalar en esta mujer. Que era ambiciosa y dura es obvio, y no se oculta en la película. Pero el tratamiento que se hace de su personaje me parece demasiado bondadoso. La dama de hierro es más una hagiografía de Margaret Thatcher que un biopic.

Es quizá el principal defecto que se puede señalar en el filme. Pero la extraordinaria actuación de Meryl Streep de la iron lady en la edad actual y en la que tenía cuando gobernaba hace que nos olvidemos del resto de defectos. Y como ella es toda la película, hace que la cinta gane enteros con su mera presencia.
Lo mejor: La impecable interpretación de Meryl Streep
Lo peor: La demasiado hagiográfica visión de la dama de hierro
publicado por Natalia Marcos el 4 enero, 2012

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.