Los descendientes

Últimamente la industria cinematográfica nos ha acostumbrado a ver películas donde lo primordial son los efectos especiales, que este realizada en 3D y en un todo vale con tal de conseguir recaudar todo el dinero posible.

Pero de vez en cuando, muy de vez en cuando, alguien dice basta. Y cuando eso pasa, salen a la luz películas, que quizás no llamen la atención del gran público, pero que llaman la atención de aquellos que consideramos el cine un arte y no una maquina de sacar dinero.

Y ese hombre que dijo basta se llama Alexander Payne. Quizás el nombre no os diga nada, pero si menciono obras como ‘Entre Copas’, ‘ A propósito de Smidth’ o ‘Election’, quizás os suene más este fantástico realizador. Quizás con sus películas no se alce con el puesto de la película más taquillera de la historia. Pero con ‘The Descendants’ ha demostrado que el buen cine, y el cine sin un presupuesto desorbitado no están reñidos ni mucho menos.

‘The Descendants’ no narra la historia de Matt King, un hombre casado y con dos hijas, que se plantea como quiere su futuro después de que su esposa sufra un accidente de lancha y se tenga que hacer cargo de sus dos hijas.

La historia puede resultar familiar, ya que habrá mil películas con esta historia. Pero no la han contado de la forma en la que la cuenta Payne. Payne esconde en las 2 horas que dura la película un drama familiar que puede ocurrirle a cualquier persona, bañado en un aroma a comedia. Como en obras anteriores Payne ejerce una dirección cercana al documental, mostrando muchos planos recursos de la zona donde graba, con otras escenas que son de autentico genio. No solo dirige, adapta la novela de Kaui Hart Hemmings de forma magistral.

Payne se lleva parte de este merito, pero amigos míos, el que realmente asombra (y no es la primera vez que lo hace) es sin lugar a dudas, el gran George Clooney. Como pasa con el buen vino, cuantos más años, mucho mejor y Clooney no es una excepción. Cierto que cuando empezó en la industria Clooney demostró que no iba a ser un don nadie. Pero desde hace años, más concretamente desde que protagonizó ‘Up in the air’ su carrera ha cambiado. Aquí simplemente… disfruta, y quizás sea eso lo que hace que su papel sea sincero y cercano, conmovedor y sentimental, que nos sintamos identificados con él, por lo que pasa, que es lo que quiere, que es lo que busca y que es lo que necesita, nada de él sobra. Y como se ha dicho en muchos sitios, Clooney nos brinda su mejor interpretación, de largo, de su carrera.

Los demás actores están correctos, porque hacerle sombra al Clooney es complicado, pero el resto cumplen en su papel dentro de la película. La hija pequeña que empieza a cambiar, la hija adolescente problemática y sincera, el amigo medio tonto pero que coges cariño. Todos cumplen.

Y otro de los factores por lo que esta película me tiene como me tiene es su banda sonora. Sensacional. Hermosa. Hawaiana. Rítmica. Cuando aparece no estorba y sirve como ilustrador de la historia. Una autentica maravilla.

‘The Artist’ se ha llevado todos los elogios, en mi opinión, más por el riesgo que supuso hacer esa película en los tiempos que corren, que por otra cosa. ‘The Descendants’ es sincera y emotiva, llena de matices. Desde hoy se ha convertido en mi favorita para los Oscar, y como he dicho, no llamará la atención del gran público, pero el de este pequeño espectador, ya lo tiene.

publicado por Christian el 20 enero, 2012

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.