Arrugas saca la mejor identidad del cine español y reflexiona sobre la etapa final a la que todos aspiramos: La tercera edad.

★★★★☆ Muy Buena

Arrugas

El cine español tiene su especialidad en el drama humano. Si a eso le sumas que contamos con artistas del cómic de reconocimiento mundial, la combinación es idónea.
De hecho es buena, muy buena. Notable en todos sus aspectos, Arrugas sigue de cerca la terrible maldición del Alzheimer en una residencia de ancianos donde vemos el día a día de sus protagonistas como si fuéramos parte del lugar.


Emilio y Miguel son los compañeros de ‘celda’. El primero es nuevo en la experiencia, el segundo se las sabe todas. En esta pequeña república cada personaje tiene su particularidad, pero sin alejarse del duro realismo de convivir con la enfermedad y las pesadas caídas del segundero que arriman a todos un final cada vez más solitario.

Es una obra con alma, tratada con ternura pero sin asfixiarse en lastima. Un relato dedicado a todos, como el propio autor considera. Plantea una pregunta casi existencial para el ser humano, ¿qué hacer con nuestros mayores? ¿Qué querríamos nosotros? Arrugas plantea la cuestión en un caso extremo, el Alzheimer, ese cabrón de hache intercalada que parte en dos todo sentido y concordancia del ser.

La animación, música, voces, fotografía, fondo y forma de la temática y los personajes han sido dibujados en armonía para lograr un producto de reflexión. Este es el tipo de cine que podemos sacar de nuestras fronteras con orgullo y seguridad. Esta es la identidad con la que deberíamos sentirnos identificados y dejar las producciones basura a aquellos que les sobra el dinero y codicia.

publicado por Miguel Ruiz Manzano el 23 enero, 2012

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.