(la naturaleza puede jodernos vivos, dicho mal y pronto)

★★★★☆ Muy Buena

Infierno blanco

Liam Neeson es el tipo más duro que puede verse actualmente en una pantalla de cine. Y pare usted de contar. Ya lo comente en la crítica de Sin Identidad, y mucho se ha hablado de su participación en, el ya film de culto, Venganza. A sus 60 años, el actor irlandés, se ha establecido como un arma de soltar mamporros infalible, ya sea contra traficantes de prostitutas, o contra lobos hambrientos, como en el film que nos atañe: Infierno Blanco.

 

Neeson, junto a un grupo arquetípico de personalidades, sufre un accidente de avión y queda desamparado en mitad de Alaska. Las bajas temperaturas, la escasez de alimento y bebida no serán sus principales preocupaciones, ya que una manada de lobos persigue al grupo de forma implacable, diezmándolos progresivamente. Pero esos lobos no cuentan con Neeson, que los tiene cuadrados, y lo mismo se mete chupito tras chupito, que recita poesía sobre “vivir y morir en el mismo dñia”.

 

Infierno Blanco es un survival de los de toda la vida. Tensión, supervivencia, pruebas extremas y la implacable naturaleza como principal enemigo; ya que si algo deja claro el film, es que la naturaleza, con un simple encogimiento de hombros, puede mandarnos  a los seres humanos al garete.

 

Un survival debe mantener al espectador en constante tensión, y The Grey (título internacional) lo consigue, ya sea mediante ataques de lobos, más propios del cine de terror, accidentes de avión, rodados con sorprendente primeros planos, u homenajes a Máximo Riesgo, en una de las mejores secuencias de la cinta. El ritmo no decae, y la cinta presenta una (superficial, eso sí) profundidad emocional, que se agradece. Secuencias como el flashback de la niñez de Neeson o el momento, devastador, en el que este le dice a un hombre que se esta muriendo, funcionan, y el film lo agradece.

 

Joe Carnahan (Narc, Ases Caliente, El equipo A) puede estar contento. Todavía no ha ofrecido un film sobresaliente, pero ninguna de sus películas puede considerarse abiertamente mala, e Infierno Blanco se sitúa entre sus mejores trabajos, a pesar de que el film no cuenta nada verdaderamente novedoso. Para concluir, que alguien meta a Neeson en Los mercenarios 2, y saque de ahí al mojigato de Norris, que pide menos palabrotas, ya que él siempre ha hecho cine que pueda ver toda la familia. Ver para creer.

Lo mejor: Liam Neeson y el valiente final
Lo peor: Tampoco cuenta nada nuevo
publicado por Alberto Zamora López el 12 febrero, 2012

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.