¿Qué harías si fueras un don nadie con un don capaz de cambiar todo lo que te rodea?

★★★★☆ Muy Buena

Chronicle

Salgo de la sala de cine con varias sensaciones extrañas, la primera es que definitivamente el cine europeo es muy buen cine y sabe lo que busca y hace, la otra no saber si la película me parece una genialidad o es otra más del montón, pero voy a ir paso a paso, ya que aún estoy en proceso de asimilación.

La historia, creo, es por todos conocida: Tres jóvenes que tienen su popularidad y sus miedos un día descubren un yacimiento y dentro de él algo que les otorga un poder. ¿Qué poder? Ni idea, solo se sabe que a medida que avancen y lo dominen se harán más fuertes. Y a la vez serán conscientes (o no) de lo que supone tener ese poder. Todo ambientado en la personalidad de los chavales de barrios humildes.

Pues esto es ‘Chronicle’ sin ir más lejos. Historia de jóvenes con poderes que no saben qué hacer con ellos (lo mismo que visto en la serie ‘Misfits’ pero no del mismo modo). En la película el peso real de la historia recae sobre Andrew, el típico chaval cortado, tímido, del que todos se burlan y que no sabe encajar. Andrew estará acompañado por Matt y Steve, los otros dos con poderes, los cuales gozan de una personalidad y popularidad muy diferente. Andrew del que se burlan, Matt pasa sin pena ni gloria por donde va y Steve es el más popular.

Y es en este tema donde la película hace hincapié. Cuando obtienen los poderes los tres empiezan a experimentar, pero siempre en cosas domesticas, hasta que un día a Andrew se le va la mano. Ahí empieza realmente la película y los conflictos. Desde ese punto todo lo que acontece va en un crescendo que me ha parecido soberbio, demostrando que no hace falta mucho dinero ni ser el mejor en el mundo para crear historias que valgan la pena y sin bichitos azules en medio de la jungla. Y entramos en el debate de la responsabilidad de tener un gran poder, pero sin tomárselo mucho en serio. Y sin spoilear, el giro dramático principal ocurre tras una fiesta de talentos, ya veréis.

Y la gran novedad: la cámara en mano. No está filmada como una película normal, recurre a una especie de documental extraño. Todo lo que vemos lo vemos a través de la cámara de Andrew que graba todo lo que evolucionan. No marea ni cansa (quitando a lo mejor dos momentos) y deja seguir la historia a la perfección. Me ha parecido un acierto por parte del director debutante Josh Trank.

Ellos están geniales. Pero si me tengo que quedar con uno es con Andrew. Su papel evoluciona como deberían evolucionar muchos personajes que prometen y al final se quedan en nada. Pasa de ser un don nadie a ser la mayor amenaza.

Pero no todo es perfecto. El final me ha parecido genial, pero me ha parecido una mezcla de Matrix Reloaded mezclado con dosis de Dragon Ball, lo que ha levantado más de una carcajada en el cine. Por estos motivos la película no alcanza un nivel de sobresaliente y se queda en el notable alto. Pero en definitiva es una película entretenida de un cine que está en crecimiento como el europeo y demostrando que no solo se hace ‘buen’ cine en los estates.

 

 

publicado por Christian el 27 febrero, 2012

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.