La drogaína es malisima y la corrupción también.

★★★★☆ Muy Buena

Grupo 7

Enrique Urbizu, reciente ganador del Goya al mejor director por No habrá paz para los malvados, debería echarle un ojo al último film de Alberto Rodríguez, tras 7 Vírgenes y After, titulado Grupo 7. Ambos films son thrillers policiacos, de ambientes sórdidos y enfoque nihilista, pero tienen una gran diferencia: el ritmo. Grupo 7 es vibrante, frenética, de esos films con los que puede aplicarse la recurrente frase de “quedarse pegado a la butaca”, mientras que el correcto (sin más) film de Urbizu cae en el tedio a la primera de cambio.

 

Grupo 7 es un soberbio ejemplo de cine policiaco, que solamente se ve lastrado (no demasiado) por la presencia de un Mario Casas desubicado. No digo que sea un actor terrible, las partes físicas las aprueba con nota, pero en cuanto abre la boca, todo se va al infierno. Menos mal que a su lado tenemos a Antonio de la Torre, el actor más interesante del actual cine español, junto a Luis Tosar.

 

El film es seco, rotundo, violento, nihilista. No hay lugar ni para la esperanza, ni para el amor. Ni siquiera los personajes femeninos aportan luz, de hecho aportan más bien poco (pobre Inma Cuesta), pero la película, al igual que los anteriores trabajos de su director, se ve beneficiado de un aliento trágico que inunda todo el relato. 

 

Igualmente destacable resulta la ambientación. Grupo 7 habla sobre la droga, y la droga se siente, se huele, en esas barriadas sevillistas, llenas de maleantes, yonquis y pobres diablos. El film resulta tremendamente realista, en su recreación de la marginalidad de esos barrios, al mismo tiempo que resulta extrañamente bello en su decadencia (esa persecución inicial por los tejados).

 

Tensión (la emboscada al grupo), acción (las constantes persecuciones) y tragedia (el devenir de la mayoría de los personajes, la corrupción) es lo que ofrece Grupo 7 en cuantiosas cantidades. Si a esos componentes, le sumamos un director con ideas y personalidad, el resultado es un film de notable alto. Solo un director con talento, es capaz de resumir el viaje de sus protagonistas dentro de la historia, simplemente con un soberbio, plano final.

Lo mejor: Casi todo
Lo peor: Mario Casas
publicado por Alberto Zamora López el 3 abril, 2012

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.