muchocine opiniones de cinedesde 2005

Infierno blanco

Precedida de una gran acogida en Estados Unidos, por parte de público y crítica, The grey, llega a nuestras pantallas creando expectativas, en mi caso, no se han visto cumplidas.

Un avión en el que viajan una serie de proscritos indeseables, se estrella en medio de ninguna parte. Perdidos en las profundidades de Alaska, el frío, el hambre y los lobos, serán el principal impedimento para lograr la supervivencia. Liam Neeson, es el atormentado líder de un grupo falto de carisma, repleto de caras desconocidas, dándonos igual que mueran o sobrevivan. Estos, emprenden el camino que abre paso a una merienda de negros, donde uno a uno irá cayendo como moscas en un amargo pastel.

Sin duda alguna, el punto fuerte de Infierno Blanco es Liam Neeson, que interpreta a Ottway, un cazador melancólico con el corazón roto, lleno de tristes emociones. Los flashbacks, intercalados con mayor o menor fortuna, presentan la traumática vida del protagonista. Hasta cierto punto, las regresiones temporales tienen un justificado sentido y una interesante composición cinematográfica, pero cuando tienes una buena idea y la usas tanto, puede ocurrir lo siguiente, la gastas. El drama familiar residente en la memoria, se repite hasta la saciedad, alargando el total de la película jugando con lo emotivo, dando como resultado que sobre bastante de lo narrado.

La poética efectista desempeñada por el director Joe Carnahan en toda y cada una de las muertes, roza el ridículo de la lagrima fácil. Personalmente, la previsibilidad de la trama y los personajes estereotipados, no consiguen conectar con ninguna de mis emociones. Perdón, miento, con una si, el aburrimiento. El absurdo de la mayoría de los diálogos no despierta mi apatía sentimental. Lo más sencillo es desconectar y dejar el piloto automático puesto, limitarse a ver como las fuerzas van mermando en una historia que parte de un interesante punto de partida, pero se va desinflando a medida que pasan los minutos.

La evolución a medias del profundo personaje de Neeson, no consigue apoyarse en un desenlace creíble, la mayoría de las escenas no son verosímiles, lo más lógico es que en el primer ataque de los lobos hubieran muerto todos. Así nos ahorraríamos muchos minutos que sobran en lo que tuvo que ser un rodaje difícil.

 

Lo mejor: La actuación de Neeson, la composición de algunos planos y la dificultad de rodar en la nieve.

Lo peor: El sinsentido del guion. Todos los secundarios.

 

Lo mejor: Lo mejor: La actuación de Neeson, la composición de algunos planos y la dificultad de rodar en la nieve.
Lo peor: Lo peor: El sinsentido del guion. Todos los secundarios.
publicado por Ñete Rodriguez Peña el 14 marzo, 2012

Enviar comentario