muchocine opiniones de cinedesde 2005

Irregular trabajo del inclasificable Tarsem Singh que deja para el recuerdo una excelente Julia Roberts como madrastra mala de Blancanieves pero también para el olvido algunos de los momentos más kitsch y ridículos que se recuerdan en el cine actual.

★★☆☆☆ Mediocre

Blancanieves

Llega a nuestras pantallas el 23 de Marzo la primera de dos adaptaciones del clásico personaje de Blancanieves, dirigida por Tarsem Singh, el irregular ex-director de videoclips y que en su haber tiene películas tan diferentes y en cierta medida fallidas como La Celda, The Fall o la muy reciente Inmortals.

De las tres la más decente de todas ellas fue su ópera prima, un fabuloso ejercicio de estilo, adornado de thriller criminal a lo Seven o El Silencio de los Corderos, donde todo lo que tenía visualmente le faltaba argumentalmente.

Tarsem nunca ha destacado por su originalidad. Si La Celda recordaba a mil y un thrillers como los anteriormente mencionados o Inmortals era una mezcla chusca de las ya de por si chuscas y horteras 300 y Furia de Titanes, esta Blancanieves es una travestida mezcla del Shrek de Dreamworks con el Tim Burton menos inspirado de Alicia en el País de las Maravillas.

La suerte que ha tenido Tarsem es de haber tenido y caído en gracia a la diseñadora de vestuario recientemente fallecida Eiko Ishioka, famosa por el suntuoso y fabuloso vestuario del Drácula de Coppola. En honor a la verdad, la malograda diseñadora vivió de las rentas de ese trabajo el resto de su vida, y si no, comparad el traje de batalla de Vlad el Empalador en el prólogo de la película de Coppola, con el traje que Jennifer Lopez usaba para entrar en la mente del asesino en La Celda.

Y en el fondo ese es el gran mérito de la película. Su factura visual, sobre todo en los primeros minutos, con el maravilloso prólogo contado como si de marionetas se tratasen pero en animación 3D. Prólogo realzado por una fascinante Julia Roberts como narradora y villana de la historia que crea la esperanza en el espectador de que esta Blancanieves va a ser otra cosa diferente y que será vista desde el punto de vista de la villana.

Y así es en los primeros treinta minutos del largometraje, quizás los más redondos de toda la película. Una Julia Roberts más grande que la vida, en un papel que le viene perfecto y que demuestra de nuevo lo excelente actriz de comedia que es. Pero en el momento que la acción se centra en la aburrida e insulsa Blancanieves, el relato pierde fuelle.

A partir de ahí la película pasa de lo divertido (la parte de la madrastra) a lo insípido y pasteloso en algunos momentos (todo lo que tiene que ver con Blancanieves y los Siete Enanitos). Entre medias, destacar el buen hacer de Armie Hammer (los gemelos Winklevoss en La Red Social) que da lo mejor de si mismo en los mejores momentos de comedia del filme (sus escenas con Julia Roberts) y en los momentos más aberrantes.

El humor más simplón y chabacano se mezcla con aciertos y diálogos chispeantes hasta llegar a un final simplemente correcto que desemboca en una descacharrante escena final donde los almibarados finales Disney se mezclan con una película de Bollywood que hacen que el patético bailecito de Johnny Depp en el final de la Alicia de Tim Burton se convierta en alta comedia al lado de este.

Así que ya sabéis. Si queréis ver un espectáculo descerebrado pero con algunos aciertos puntuales esta es vuestra película. Pero el resultado final puede empachar e indigestar a más de uno.

Lo mejor: Julia Roberts y el excelente prólogo animado.
Lo peor: Los delirios kitach de Tarsem que revolverían incluso al Pedro Almodovar de Pepi Luci Bom y otras chicas del montón.
publicado por Felipe Rodríguez Torres el 15 marzo, 2012

Enviar comentario