muchocine opiniones de cinedesde 2005

Secuela del infame remake estrenado hace dos años del clásico de los 80 de Harryhausen, cuyo único mérito es seguir la estela de baja calidad del original.

★☆☆☆☆ Pésima

Ira de titanes 3d

Hace dos años ya, en plena euforia del 3D gracias al éxito del Avatar de James Cameron, Warner Bros estrenó el remake de la querida "Furia de Titanes" de los años 80, cuyo mayor mérito, a parte de su falta de pretensiones, eran los efectos del maestro Ray Harryhausen, sobre todo su Medusa.

 El resultado, dirigido por el temible Louis Leterrier, fue un desastre de proporciones inconmensurables, una película de aventuras sin ningún tipo de emoción e interés, interpretada por uno de los mayores bluffs del cine actual llamado Sam Worthington y en la que los grandes Liam Neeson y Ralph Fiennes, hacían el mayor ridículo de sus carreras interpretando a los dioses griegos Zeus y Hades.

 A esto se le sumó una conversión 3D de baja estofa y aunque la película fue un moderado éxito, el público salió desencantado y con ninguna gana de volver a ver otra película o secuela de tamaño desastre.

Pero Warner que debió pensar (con razón), que los aficionados al cine somos algo masoquistas, vuelve a la carga con una secuela que prometían mejor en todo, historia, personajes, efectos y conversión al 3D.

Y una vez vista hay que rendirse a la evidencia. "Ira de Titanes" es igual de mala, aburrida y cutre que su predecesora. Para empezar, Sam Worthington es uno de los peores actores que se han cruzado por una pantalla de cine. Inexpresivo, poco carismático, aburrido y muy pero que muy mal actor, convirtiendo a Chuck Norris o Steven Seagal en maestros del método Stanislavsky. Pero no solo él está para matarlo, porque Liam Neeson y Ralph Fiennes, que esta vez tiene más protagonismo y no los ha vestido el estilista del grupo Locomía, se pasean por la pantalla soltando discursos tópicos de los malos y esperando a cobrar el abultado cheque que les prometa una holgada jubilación.

La película dura 99 minutos, incluyendo los créditos, pero su metraje pesa como una losa, dilatando el tiempo y la paciencia del espectador más curtido. En mi reseña de "Furia de Titanes" hace dos años, dije que era tan divertida como ver a alguien jugar a un videojuego, pero esta llega más lejos en su búsqueda del sopor. Esta es como ver a alguien jugar a un videojuego, pero con el manual de trucos del mismo. Porque el guión, escrito en una servilleta de papel usada, no tiene ningún tipo de interés. Desde unos personajes repletos de tópicos de los malos, a un punto de giro en la historia que ocurre a los cinco minutos y donde los personajes cambian de pensamiento en un porque sí, a escenas (escasas) de acción, donde aparte de plagiar sin ningún tipo de pudor y estilo, la risible épica espectacular del Michael Bay de los Transformers, con el Zack Snyder de 300 y la auténtica épica del Señor de los Anillos de Jackson, sin conseguir hacer sombra a ninguna de las anteriormente mencionadas, y eso que las dos primeras no se pueden calificar de buenas películas.

Es de verguenza ajena que el enfrentamiento de Perseo con el Minotauro sea tan pobre, falto de ideas y corto (casi si pestañeas te lo pierdes), que el complicadísimo laberinto de Hades lo recorran en contados cinco minutos o menos o que Zeus y Hades sean una extraña y camp mezcla entre Son Goku y Vegeta u Obi Wan Kenobi y Anakin Skywalker.

Por supuesto hay una chica guapa y un supuesto secundario gracioso (e hijo de Poseidon, ni más ni menos) y que tengamos a dos nuevos villanos como Ares, que más que el Dios de la Guerra e hijo cabreado de Zeus se parezca al hermano tonto de Sayid el iraki de la serie Lost, y Cronos, que suena y se comporta como si fuera el Megatron de Transformers.

En definitiva, un bodrio en toda regla, lo más parecido a una producción de Golan/Globus de los años 80 y por si alguien tiene interés en su 3D (yo no, pero no me ha quedado otra que verla en dicho formato) decir que es uno de los peores, o el peor que he visto. Ni se os ocurra perder vuestro tiempo y dinero en esto. Y si esta película hace más dinero que la maravillosa "John Carter" de Andrew Stanton (desde ya la película ha reivindicar del año, porque eso si es una película de aventuras) es que nos hemos vuelto todos locos.

Lo mejor: Cuando termina.
Lo peor: Todo lo demás.
publicado por Felipe Rodríguez Torres el 27 marzo, 2012

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.