(locura francesa en el fin del mundo)

★★★★☆ Muy Buena

The divide

Estos franceses son unos degenerados, y andan mal, pero que muy mal, de la cabeza. Es lo que el espectador saca en claro, cada vez que se enfrenta a una nueva propuesta de cine de terror francés, aunque en este caso, The Divide, se nos presente con envoltorio Sci-fi, y post-apocalíptico, aunque poco afecte al desarrollo de la historia.

 

The Divide se centra en un grupo de personas (en algunos casos, en otros directamente personajes) que deben convivir en un sótano-búnker, tras lo que parece, un ataque nuclear. Como The Hole, pero a lo degenerado.  Las relaciones de poder, sumisión, violencia y sexo que se establecen entre ellos, son el auténtico leit motiv de la cinta. Y parece que Xavier Gens, director de la cinta y realizador de la estimable Frontiers,  tiene muy poca fe en la humanidad, ya que ante la adversidad esta saca a relucir la peor parte de ella misma, y deja en evidencia la idea de buena persona. Que somos todos unos malnacidos, para que me entendáis.

 

Gens tira por el lado del extremismo, sin medias tintas. Si vas a mostrar un grupo de gente, que progresivamente cae en la locura, por el hambre y el aislamiento, hazlo a lo grande, con todo tipo de excesos visuales y argumentales. Ese toque extremo, a la yugular, provoca que la cinta perturbe (más o menos), aunque en ocasiones se le vaya de madre (el personaje de Rosanna Arquette, cuyo devenir es morboso, pero inconcebible).  Es cierto, que esa afición al grand guignol, con esos malos malísimos, que se vuelven tan y tan locos (ver la imagen final de la pareja de villanos, que no desvelaremos), le resta credibilidad dramática a la cinta, pero no creo que eso preocupe en demasía al director galo.

 

Xavier Gens sigue un paso por detrás de los aventajados de su promoción (Aja, Bustillo, Maurey, Laugier), y le ha dado la mano al sistema hollywodiense (recordad que viene de dirigir la adaptación del videojuego Hitman), usando actores como la propia Arquette, el popular Milo Ventimiglia o el mítico Michael Biehn, pero es indudable, que cada nueva cinta de terror francés, de cualquiera de estos directores, ofrece motivos suficientes para, al menos, un visionado por parte del aficionado con dos dedos de frente.  Siempre interesantes estos franceses. 

Lo mejor: El aspecto final de los villanos y el clímax
Lo peor: En su carácter excesivo reside cierta simplicidad argumental
publicado por Alberto Zamora López el 18 abril, 2012

Enviar comentario

Etiquetas relacionadas

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.