The pelayos

Llega a nuestras pantallas el traslado a la gran pantalla de las andanzas de la familia Pelayo en el mundo de los casinos. La película encaja muy bien en los tiempos oscuros que estamos viviendo porque a quién no le vendría bien llevarse unos cuantos euros extra (y si son unos millones mejor), lograr algo improbable como desbancar a un casino y hacerse rico al instante.
Con esta historia real como fondo la película  se cuenta sola, y nos presenta al jefe de la familia -interpretado por un siempre correcto Lluís Homar– que tras toda la vida estudiando estadística, crea un método legal para ganar a la ruleta y para lograr su propósito cuenta con la colaboración de su familia y de amigos, sobra decir que lo consiguieron, aunque tuvieron algún que otro conflicto con directores de casino y matones. Y ya que estamos, decir que la vida de Gonzalo García-Pelayo, da para muchas más películas, ya que aparte del asunto de los casinos, fue apoderado de toreros, locutor de radio, y director de cine (con alguna incursión en el cine porno).

Quizá Eduard Cortes -director- se ve superado un poco por la historia, y por eso en vez de dedicarse a ceñirse a la realidad, le da por darle a la película un aire de film de timadores a pesar de que todo lo que hacen  sea legal y se empeñan en acelerar la cinta y luego encajar el final como el que no quiere la cosa.
Cae y mucho en los estereotipos, sobre todo por la cuadrilla que montan para llevar a cabo la operación, y es evidente las similitudes con ‘Ocean´s eleven’, incluida la interpretación tan poco creíble que nos ofrece Daniel Brühl que hace de un galán que va de listo, a lo George Clooney. A pesar de esto la película es entretenida y no se hace pesada, lo más destacable es la interpretación de Miguel Ángel Silvestre que consigue arrancarle al espectador alguna sonrisa.

Lo peor:

publicado por Carlos Andrés Rodríguez el 3 mayo, 2012
muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.