Un apabullante e inteligente espectáculo, con una asombrosa puesta en escena y una técnica visual fascinante, que consigue crear suspense, tensión e incluso dar algún que otro sustillo.

★★★★☆ Muy Buena

Prometheus

33 años hace del estreno de Alien, el octavo pasajero, segundo largometraje de Ridley Scott, y es curioso como una película puede tener la capacidad de no envejecer. Recientemente la vuelto a ver y está como una rosa, conserva su frescura intacta y transmite terror y tensión como el primer día. Aquella obra maestra marcó un estimulante punto de inflexión en la historia del cine de ciencia ficción y acabó fundando una franquicia, en la que dejaron su huella de autor cineastas como James Cameron, David Fincher y Jean-Pierre Jeunet.

Prometheus es un apabullante e inteligente espectáculo que más que despejar incógnitas, deja más preguntas sin respuesta. O puede que yo, sin conocimientos de metafísica ni de teorías darwinianas, haya comprendido algunas cosas y otras no. Pero aparte de eso, la película es un hipnótico viaje espacial, con una asombrosa puesta en escena y una técnica visual fascinante, que consigue crear suspense, tensión e incluso dar algún que otro sustillo.

Los personajes están bien definidos, pero es Michael Fassbender quien aporta los matices más inquietantes interpretando magistralmente al androide David. También hay que mencionar la gran labor interpretativa de Noomi Rapace, que ha de cargar con el recuerdo de Sigourney Weaver y lo hace realmente bien.
publicado por Ángel López Gallego el 8 febrero, 2014
muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.