The possession

En esta ocasión no necesitamos un alzacuello y una biblia, es decir un cura católico, sino un rabino porque nos encontramos ante un espíritu demoníaco judío. Aunque en un principio puede parecer un poco tonto, puesto que se deja encerrar en una caja difícil de abrir, no lo es en absoluto porque se las apaña bien para hablar a través de ella y aunque lo hace en hebreo, creo, lo entiende quien interesa (y entretanto lo liberan, la caja tiene muy mala leche y castiga a quienes quieren ocultarla o hacerla desaparecer… ¡según está la vivienda!)Podríamos definirlo como un demonio simbiótico. El término simbiosis se utiliza para describir la vida en conjunción de dos organismos (simbiontes), de diferente tipo, en íntima asociación y, por lo general, con efectos beneficiosos para al menos unos de ellos. Es evidente que el demonio (huésped), que se arrebuja en un rinconcito de quien lo cobija para no dañar ningún órgano vital y seguir alimentándose gratis, obtiene muchos beneficios, pero el arrendatario no solo no cobra alquiler, sino que encima paga con su vida.No es una película de grandes sustos ni aspavientos, pero tiene escenas que dan repelús. Los aficionados a este género ya sabemos que no hay nada más terrorífico que ver como un niño, inocencia en estado puro, se va transformando poco a poco en alguien maligno capaz de cualquier cosa. En este caso, la estética de la transformación de la niña sigue la estela que encumbró la película “The Grudge”, adaptación estadounidense de la película japonesa “Ju-on: The Grudge”, y que, al menos a mí, me produce pavor.La historia trata el tema de las posesiones demoniacas sin aportar nada nuevo al género. Cuenta lo mismo pero de manera amena y bastante creíble, además no se extiende en vómitos ni sangre. Resulta entretenida.
Lo mejor: La escena de la radiografía en el hospital.
Lo peor: No es demasiado original.

publicado por Teresa Suarez el 16 septiembre, 2012
muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.
WhatsApp us whatsapp