Correcta adaptación del famoso best-seller de Arthur Golden, dirigida por el cineasta estadounidense Rob Marshall

★★★☆☆ Buena

Memorias de una geisha

Correcta adaptación del famoso best-seller de Arthur Golden, dirigida por el cineasta estadounidense Rob Marshall. Un bello retrato sobre las costumbres japonesas del siglo XIX, con una ambientación, un vestuario y una dirección artística fascinantes. La poesía y el arte se funden en una perfecta armonía. La belleza, la delicadeza y la finura son los rasgos que distinguen a una geisha de una prostituta.

Memorias de una geisha tiene momentos que se prestan al esteticismo, y que están muy bien aprovechados, pero en el final se deshincha poco a poco al igual que el misterioso mundo de las geishas. La película está excelentemente coreografiada por el director de Chicago, que aquí parece sacar el mayor partido a una historia que tampoco daba para más. Los personajes quedan algo acartonados, siendo el personaje del Presiente el más interesante de todos y que el actor japonés Ken Watanabe sabe interpretar con cierta sutileza.

Por último, destacar la preciosa música del maestro John Williams y una deslumbrante fotografía en color de Dion Beebe que te cautiva con hermosas imágenes.
publicado por Ángel López Gallego el 24 noviembre, 2012

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.