Está resuelta con buen pulso narrativo y correctas interpretaciones de sus actores.

★★★☆☆ Buena

Efectos secundarios

El director Steven Soderbergh estrena Efectos secundarios, un thriller judicial que tiene como protagonistas a un psiquiatra y su paciente, una joven depresiva con impulsos suicidas, con el tema de la corrupción en la industria farmacéutica como telón de fondo. Un film con ecos de películas de los años 90 como Análisis final, Las dos caras de la verdad o incluso El fugitivo, pero tratado con el particular estilo de Soderbergh, especialmente en lo referente a la fotografía.

 

Protagonizan Jude Law, al que también podemos ver en cartelera estos días con Anna Karenina, y Rooney Mara, la joven actriz del remake de Millenium, vista también en La red social como la chica que da calabazas al protagonista. Les secundan Channing Tatum, el fornido protagonista de La legión del Águila, y Catherine Zeta-Jones, que ya había trabajado con Soderbergh en Ocean’s twelve y Traffic.  

 

La película mantiene el interés en todo momento. Está resuelta con buen pulso narrativo y correctas interpretaciones de sus actores, con base en un guión sólido pero sin arriesgar en innovar. El libreto corre a cargo de Scott Z. Burns, quien ya había escrito para Soderbergh los guiones de El soplón y Contagio.

 

Steven Soderbergh tiene una filmografía prolífica y al mismo tiempo de resultados irregulares. Aborda con estilo de autor géneros habitualmente muy comerciales e  impersonales, y no siempre es fácil encontrar el equilibrio para que la película funcione en taquilla como una más de su género y al mismo tiempo tenga un estilo personal. Se ha atrevido con la comedia policiaca en la sosa Un romance muy peligroso y el remake de La cuadrilla de los once con Ocean’s eleven, de gran éxito comercial que se convirtió en trilogía. También se ha embarcado en la ciencia ficción filosófica con la densa y aburrida Solaris, el cine de catástrofes con Contagio, o el drama social con Erin Brockovich, que consiguió el Oscar a Mejor Actriz para Julia Roberts. Concretamente en Efectos secundarios podemos decir que ha logrado una película bastante equilibrada en cuanto a estética, ritmo e interpretaciones cuyo resultado final es un film sólido apto para un rango amplio de público sin renunciar al estilo propio de su autor.

Lo mejor: El pulso narrativo y la fotografía propia de su autor.
Lo peor: Que no aporte nada novedoso al género.
publicado por Ramón Ramos el 31 marzo, 2013

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.