Gran poder visual con una sensacional partitura musical.

★★★★☆ Muy Buena

Oblivion

En 2008 Pixar nos deleitaba con la deliciosa película Wall-E, protagonizada por un robot de limpieza que se encargaba de desinfectar el inhabitable planeta Tierra mientras los supervivientes humanos de una catástrofe esperan en una nave espacial para poder regresar algún día a su hogar. Un escenario parecido se plantea en Oblivion, en la que tras una invasión alienígena la Tierra ha quedado devastada. Varias máquinas se encargan de depurar el planeta supervisadas por equipos de personas que se ocupan del mantenimiento de las mismas. Uno de estos agentes técnicos tiene sueños recurrentes de su pasado, que en principio no debería tener ya que supuestamente la memoria les ha sido borrada tras el holocausto. Esto es importante tenerlo en cuenta para dar sentido al título de la película, ya que "oblivion" en inglés significa olvido, pero no en el sentido olvidarse de hacer algo, o de dejarse una cosa en algún sitio, sino en el ámbito de la pérdida de memoria, de estar perdido en el olvido.

 

Joseph Kosinski, que debutó como director con la psicodélica Tron: Legacy, vuelve en su segundo film a adentrarse en la ciencia ficción adaptando a la gran pantalla la novela gráfica homónima que él mismo había escrito. El resultado es un impresionante mundo post-apocalíptico, de gran poder visual con una sensacional partitura musical a cargo del grupo M83 y el compositor Joseph Trapanese, que lo envuelve todo y nos introduce de lleno a los espectadores en este inquietante mundo futuro.  Hay varios factores de misterio que se van desvelando poco a poco, y hace que se mantenga el interés durante todo el metraje. Quizá le sobren unos minutos en lo que es el preámbulo, la exposición de la vida de los protagonistas y sus circunstancias antes de que el guión comience a dar giros inesperados. El diseño de producción y los efectos visuales son de primera línea.

 

Tom Cruise, al que vimos hace tan sólo un par de meses en Jack Reacher, vuelve a la cartelera encabezando el elenco de Oblivion. Una nueva incursión en la ciencia ficción futurista tras protagonizar Minority Report y La guerra de los mundos bajo la batuta de Spielberg. Le acompañan la hasta ahora desconocida actriz Andrea Riseborough y la chica Bond de Quantum of solace Olga Kurylenko, también vista en Encontrarás dragones. En un papel secundario contamos con la siempre interesante presencia de Morgan Freeman, en un rol que podría haber dado más de sí pero no se ha desarrollado demasiado en el guión.

 

Oblivion es una notable cinta de ciencia ficción con buenas secuencias de acción, un punto de reflexión filosófica sobre el alma humana y un envoltorio musical y visual totalmente poderoso y fascinante.

Lo mejor: La música y el diseño de producción.
Lo peor: Que el personaje de Morgan Freeman no esté más desarrollado.
publicado por Ramón Ramos el 21 abril, 2013

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.