¿Que pasaría si mi psiquiatra fuera culpable de lo que yo hago?

★★★☆☆ Buena

Efectos secundarios

Ambientada en el mundo de la psicofarmacología, ciencia que estudia como afectan las drogas a la mente humana. Emily (Ronney Mara) es una joven que se vuelve adicta a un nuevo medicamento que le receta su psiquiatra (Jude Law) que se la proporciona para poder manejar su ansiedad por la inminente liberación de la cárcel de su marido, Martin (Channing Tatum)
El siempre inquietante Steven Soderbergh nos presenta una historia simple en su exposición pero compleja en su definición.Como si de un temerario se tratara, vuelve a mostrarnos un mundo para muchos conocido y para otros, como es mi caso, desconocido. Aquí no solo se habla de la mala praxis por parte del psiquiatra de turno, se va más allá. Soderbergh es un maestro en crear ambientes tensos, cargados de misterio, y aquí crea una trama al alcance de mentes despiertas.Confieso que esperaba con ganas durante semanas este film y no me ha decepcionado para nada. Me encantan los giros en la historia, el "descoloque" que produce la historia y los entresijos de la mente humana con sus pros y contras producidos por la ingesta de fármacos de dudosa reputación.Podría ser una denuncia social, pero él va más lejos. ¿Qué pasaría si mi psiquiatra fuera el culpable de lo que yo hago?
Destacable Jude Law que no es tan sólo el psiquiatra, es el consejero, el detective, el que desengrana el camino de los "efectos secundarios". La sobria Catherine Zeta Jones es la segunda en discordia y la que siembra la duda durante toda la historia. Entiendo que Soderbergh quita el cliché a Chaning Tatum, con el personaje de Martín; lo enfunda en un traje y nos muestra un actor que puede ser más que un icono sexual.Decepcionante bajo mi punto de vista Ronney Mara en el personaje de la paciente problemática. Tengo la sensación que veo un zombie, no una persona con un fuerte problema emocional.Si algo tiene la versión original es que desnuda los personajes y en la historia quien menos brilla es ella. Sin embargo, no decae la intensidad y la perseverancia de Jude Law que cumple con el requisito principal de la cinta, sorprender.
Uno llega a sufrir una fuerte animadversión a los fármacos, pero el letargo de ellos se contagia y nos hace sentirnos perdidos en un mar de dudas, pero Soderbergh en 10 minutos finales épicos nos disipa todas las dudas hilando todos los rotos, como si de una aguja clínica se tratase.
Lo mejor: Creer que vas a ver una historia de intriga y acabar viendo una historia integrante.
Lo peor: Que no podamos ver a Catherine Zeta Jones en más películas, se sale de la pantalla, arrebatadora.
publicado por Ezequiel Villa el 21 abril, 2013

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.