Si te gustan los musicales, tienes que ver Dreamgirls. La crítica está dividida: que es superficial, por un lado, que es fantástica por otro. Yo creo que depende de los gustos cinematográficos: si te gustan los musicales, te encantará esta película.

★★★☆☆ Buena

Dreamgirls

Si te gustan los musicales, tienes que ver Dreamgirls. La crítica está dividida: que es superficial, por un lado, que es fantástica por otro. Yo creo que depende de los gustos cinematográficos: si te gustan los musicales, te encantará esta película. Si no te gustan, mejor vete a ver Bobby o Rocky Balboa. Dreamgirls es la historia, edulcorada, de The Supremes. O más bien, de Diana Ross & The Supremes. Todos los protagonistas de la historia real tienen su alter ego de ficción.Dreamgirls es, ante todo, un musical de gran éxito en Broadway que se estrenó en 1981. El legendario Michael Bennett dirigió y coreografió el musical (hay un “in memoriam” a él al final de la peli y sale en los títulos de crédito –aunque parece ser que esto es obligado en toda adaptación de un musical al cine). El éxito de este musical fue enorme. Ganó 6 Tonys al año siguiente (estaba nominado en 13 categorías) y el acuerdo entre crítica y público en esta ocasión fue total: era un espectáculo fantástico.

Bill Condon, el director de la película, vio este legendario montaje de Bennet cuando era pequeño. También lo hizo Eddy Murphy, que participa en la película interpretando a una especie de Smokey Robinson. Y lo hace muy bien. Condon decidió que se podía llevar a la pantalla conservando todo lo bueno y dándole frescura. Para ello, pidió 4 nuevas canciones al hombre que compuso la música original, Henry Krieger, y decidió encontrar un gran reparto: Jamie Foxx, que tiene un regalazo de personaje, Curtis Taylor Jr. (es decir, una especie de Berry Gordy Jr., el hombre que creó la Motown y creó a The Supremes) pero, lamentablemente, no lo aprovecha. Es un personaje muy rico: muy inteligente, muy activo, muy rápido, muy “ejecutivo agresivo”, un hombre con visión de futuro que utiliza a los de su alrededor para conseguir sus objetivos; Jennifer Hudson (situémosla en el lugar protagonista que le corresponde.

Detalle al margen: es la ganadora de American Idol, el OT de EEUU. O sea, que es la “Rosa” yanki. Y se sale en la peli) es Effie White (en The Supremes, Florence Ballard), la mujer con una voz portentosa que es relegada por la voz más del gusto “blanco”, más matizada, más light, de Deena Jones (Beyoncé Knowles, que aquí hace obviamente de Diana Ross –nótese el parecido de los nombre en la pronunciación). Junto a ellas, Anika Noni Rose que es la tercera en el grupo (Lorrell, es decir, Mary Wilson, que escribió un best-seller contando su experiencia en The Supremes). Además, hay que incluir a Keith Robinson (C.C., hermano de Effie, compositor y coreógrafo –una mezcla del compositor de la Motown Holland-Dozier-Holland y de Smokey Robinson) . Junto a ellos, Danny Glover es Marty, el representante de Jimmy “Thunder” Early (Eddy Murphy), un cantante que trata de llegar al público blanco y estará siempre a punto de conseguirlo. Serán The Dreams, las chicas, las que lo conseguirán.



La película es un grandísimo musical. En muchas ocasiones tienes la sensación de estar en un teatro y dan ganas de aplaudir al final de muchos de los números musicales. Pero, reconozcámoslo, no es una gran película. Las relaciones personales entre los personajes sólo tienen intensidad cuando los personajes cantan. Por ejemplo, no hay pasión ni intensidad en los besos o las relaciones sentimentales de Curtis y Effie o Curtis y Deena y Jimmy y Lorrell Es todo muy frío, muy distante, muy poco real. En muchas ocasiones te preguntas si Curtis y Effis son pareja, no lo son, si CC y Michelle lo son…Si el R&B es tan intenso, tan pasional, tan provocador ¿por qué las relaciones entre cantantes, músicos y mundillo artístico son tan puritanas? No tiene mucho sentido. Los “blancos” se escandalizaban de la música “negra” porque había sexo, había pasión, intensidad, claridad, explicidad en las letras, la música, los movimientos… Es lo que atraía a los jóvenes. Si lo hay en la música y no en las relaciones entre ellos, todo es muy frío. Esto es la película. Pero yo quería hablar aquí de las Supremes. Y es que, después de meterme en la historia de The Supremes , la historia de The Dreams me parece light, muy light, de hecho. Por lo que parece, Diana Ross era bastante mal bicho, cosa que Deena Jones en la peli, no. Interesadilla, pero mal bicho, no parece. Y, a partir de aquí, quien no haya visto la película, que se espere a verla para leer lo que sigue.

La película es muy fiel a las líneas generales de la historia de las Supremes (de hecho, Diana Ross nunca quiso ver el musical y, sin embargo, Mary Wilson tituló su autobiografía “Dreamgirl: my life as a Supreme”). Según parece, es cierto que una de las Supremes, de hecho su fundadora, Florence Ballard, fue relegada por la voz más pop de Diana Ross para conseguir llegar a las listas de éxitos “blancas”, objetivo de Berry Gordy. También es cierto que Diana Ross estuvo liada con Gordy. Florence Ballard (en la foto), una vez relegada, continuó en el grupo, pero se deprimió y empezó a beber hasta que fue incapaz de actuar. Fue despedida, pero no se recuperó. Aunque intentó seguir su carrera musical, no tuvo ningún éxito y murió en 1976, muy pobre. Verdad es también que Holland-Dozier-Holland abandonó la Motown por una pelea por los royalties, no por lo que se estaba haciendo con su música.

La disputa fue por derechos de propiedad. Es cierto que The Supremes se convirtió en Diana Ross& The Supremes, pero alguna de las canciones de The Supremes se grabaron sin ellas( por lo visto, la canción “Someday we’ll be together”, el éxito final de The Supremes) fue grabada por Diana Ross y otras cantantes, no Mary Wilson ni Cindy Birdsong, que había sustituido a Florence Ballard. Sí, es cierto que Diana Ross se reunió con Mary Wilson y Cindy Birdsong en 1983 para cantar juntas “Someday we’ll be together” en la celebración de los 25 años de la Motown. Mientras en la peli se reúnen en amor y compañía las cuatro The Dreams, en la vida real hubo incidentes. Durante el programa de televisión emitido por la NBC, Ross empujó a Wilson lejos de ella y después quitó el micrófono de la cara de Wilson cuando ella estaba invitando a Berry Gordy, sentado en un palco del teatro, a bajar y unirse a todos en el escenario. Aunque todos estos incidentes fueron eliminados de la edición que se emitió, fueron ampliamente difundidos por los medios.Así que ya veis. La realidad supera la ficción.
publicado por Kamala el 16 marzo, 2007

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.