Lo mejor es que no todos los cortos giraban en torno al París idílico de los enamorados, sino a la ciudad europea real, con sus problemas y sus adversidades. Por eso, en esta peli hecha de minipelículas se pueden encontrar algunas perlas maravillosas

★★★☆☆ Buena

Paris je t’aime

Parí, Parí… Cuántas atrocidades cometidas en tu nombre… Ya sé que la cita está tergiversada, pero quien dice “libertad” puede decir “París”. Y quien dice atrocidad puede decir “corto-dentro-de-una-peli-de-cortos”.

18 cortos en una película. 18 cortos, pero no todos de la misma calidad. Yo no conocía a algunos de los directores (algo positivo, porque los que sí conocían no me sorprendieron: el corto de los Cohen, genial, pero desde el primer plano sabes que es Cohen&Cohen; el de Isabel Coixet –estupendos Sergio Castellito y Miranda Richardson- es Coixet 100%; el de Gus Van Sant, desgraciadamente, es Van Sant –este hombre está de capa caída, no hay quién le entienda!-…. El único que me sorprendió, aunque no me entusiasmó, fue Wes Craven. ¡Una espera a un Craven en estado puro si lo rueda en Père-Lachaise!).

Lo mejor es que no todos los cortos giraban en torno al París idílico de los enamorados, sino a la ciudad europea real, con sus problemas y sus adversidades. Por eso, en esta peli hecha de minipelículas se pueden encontrar algunas perlas maravillosas:

– El corto de Walter Salles y Daniela Thomas, con una Catalina Sandino Moreno maravillosa como madre inmigrante;
– Curiosamente, el otro latinoamericano, Alfonso Cuarón, también habla de la maternidad en su corto, con un Nick Nolte envejecidísimo;
– Más cortos de inmigrantes: el de Olivier Schmitz es durísimo y puro cine, de denuncia, de ternura, de amor, de piedad…
– Ligero, bonito y esperanzador es el de Gurinder Chadha, en el Quais de Seine;
– La pareja Ben Gazzara-Gena Rowlands en un corto dirigido por Gérard Depardieu y Frédéric Auburtin, y escrito por la propia Rowlands. ¡Cuándo hay talento no se necesita nada más!
– La pareja Bos Hoskins-Fanny Ardant en un corto que no está a la altura de sus actores por su guión;
– El corto de Vincenzo Natali me sorprendió. Muy estilo cómic, refrescante dentro de la marcha de la película. Eso sí. Elijah Wood haciendo el papel de Frodo, una vez más. Muy bonita la metáfora del “amor vampiro”;
– Triste y solitario el de Alexander Payne, que pone fin a la película. No es nada del otro mundo, pero es un buen colofón y una bonita manera de decir Paris, je t’aime…
publicado por Kamala el 15 marzo, 2007

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.