muchocine opiniones de cinedesde 2005

Un planteamiento interesante e innovador que Bong dirige con buen pulso y mejor ojo cinematógrafico, que engancha rápidamente y que ofrece, además de un buen rato, mucho sobre lo que reflexionar.

★★★★☆ Muy Buena

The host

Imagínen que una buena mañana un horripilante monstruo surgiera de las alcantarillas de su ciudad y comenzara a cebarse con nuestros vecinos. “Nada nuevo bajo el sol” – pensaríamos – “ahora llegarán las fuerzas especiales del ejercito, o un heroico y encallecido policía, o un robot gigantesco que salvarán el día”. A eso nos han acostumbrado las películas de terror y acción. Pero aquí está el chico prodigio del cine surcoreano, Joon-ho Bong – quién ya nos ofreció su descorazonadora visión sobre el terror en la celebrada Memories of Murder – para preguntarnos: ¿realmente es eso lo que ocurriría? Cuando la catástrofe golpée: ¿quién estará realmente ahí para protegernos?

Gang-du Park es un perdedor con pocas luces que trabaja en el chiringuito de su padre a la orilla del río Han, en donde los habitantes de Seúl disfrutan de un agradable día de verano. Ambos reciben la visita de Hyun-seo, la hija adolescente de Gang-du: él la quiere con locura, pero su labor como padre “y cabeza de familia” deja bastante que desear, a pesar de sus intentos de complacerla como el de ahorrar cada céntimo que gana para comprarle un móvil de última generación. Mientras Gang-Du hace el servicio, los domingueros advierten una extraña forma colgada de uno de los puentes; instantes después, una monstruosa criatura ha surgido del río y campa a sus anchas cazando a los despavoridos transeúntes. Gang-du, desesperado, sólo puede ver como la bestia arrastra a Hyun-Seo consigo.

Es sorprendente como la película aborda la temática del monstruo: parodiándola y desmenuzándola desde el primer momento. La transición entre el conocimiento de la entrañablemente costumbrista familia Park y la irrupción del monstruo es tan abrupto que causa, en un primer momento, incredulidad. Frente a todos los preceptos del suspense, el monstruo es mostrado en su totalidad desde el primer momento. Para diseñarlo parecen haber atendido antes a criterios biológicos que al del pavor: el monstruo es simple y llanamente una ballena antropófaga con patas, nada de la terrorífica mandíbula del tiranosaurio o las babeantes fauces del Alien. La calidad de la animación acentúa esa impresión de estar viendo algo demasiado real como para entrar en el juego de la peli de monstruos. En los primeros minutos de la película, todos los tópicos (incluido el del heroico soldado americano) se vienen abajo.

La película va a continuar en un tono agridulce, mezcla de tragedia y comedia negra. El reencuentro de los hermanos de Gang-Du (un licenciado en paro alcohólico con pasado revolucionario y una tiradora de arco que no consigue pasar del bronce) ante el supuesto altar funerario de Hyun-Seo es paradigmática: los cuatro familiares se retuercen de dolor en el suelo mientras se golpean mutuamente y los flashes de los periodistas le acribillan. La familia Park es mantenida por el gobierno en cuarentena mientras las autoridades alarman sobre un virus supuestamente transmitido por el monstruo. Sin embargo, una llamada de Hyun-Seo les hará saber que está viva, cautiva en la guarida en la que la criatura almacena sus presas. Ante la indiferencia general, la familia Park deberá unirse, superar sus propias frustraciones y sacrificarlo todo para enfrentarse tanto al monstruo como a la codicia y la hipocresía de una sociedad que se deja manipular por un montaje dirigido desde las más altas esferas. Un planteamiento interesante e innovador que Bong dirige con buen pulso y mejor ojo cinematógrafico, que engancha rápidamente y que ofrece, además de un buen rato, mucho sobre lo que reflexionar.
publicado por Lady Winter el 2 marzo, 2007

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.