Bohemian Rhapsody

Ver el film sobre mi primera banda favorita ya es placer puro que comienza con el logo clásico de la 20 Century Fox y el sonido inconfundible de la guitarra de Brian May. Más un biopic de Freddy que uno de Queen (¿es posible separarlos?) cumple con el entretenimiento, muy bien actuada (Malek es “casi” Freddie, Gwilym Lee es “casi” May y así) y tiene mucha de la música de Queen sin problemas con los derechos musicales.

El problema es que es tan estructurada que llega a lo solemne, respetuosa por demás con el icono (ni al mismo Mercury le hubiese gustado ver algo tan light sobre él). Fría como si hubiese sido ideada para ser un producto televisivo apto para todo público. Esa falta de riesgo la achata y hace ver a Mercury como un hombre conflictuado, solitario y frágil más que como ese ser libre y sibarita que intuimos por sus actos en su momento hasta su prematuro final. Podría entonces haber otra versión de su vida en un futuro cinematográfico, quien sabe.

Quizá no haga falta su tragedia final pero se nota esa carencia. Como también la libertad sexual que nunca aparece y la hace hasta puritana, lejana a los tiempos que corren. Lo mejor fue ese final de banda tributo, extenso y de gran estadio. Las buenas y exageradas loas nos muestran cada vez mas pacatos, involucionados. Si no fuese tan fan de Queen la hubiese odiado.

Lo mejor: Malek, que no deja de ser una copia y no una interpretación.
Lo peor: La falta evidente de riesgo.

publicado por JLO el 12 julio, 2019
muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.