No, queremos una habitación para los tres.

★★★☆☆ Buena

Colegas

José, Rosario y Antonio son uno de los tríos más interesantes y carismáticos del cine español, no por la calidad de sus actuaciones: tercera película para José Antonio Manzano, segunda para Rosario Flores y primera para Antonio Flores, sino por el simbolismo y la fortaleza de su alianza, por la ingenuidad de los personajes que representan y por el amor y respeto que se tienen los unos a los otros. Ésto, junto al hecho de elegir los mismos nombres que los de los tres actores y el de que Antonio y Rosario fueran hermanos en esta película así como en la vida real, le da un realismo a los papeles difícil de conseguir de otra manera. Acompañados por grandes actores del género como José Manuel Cervino, Pedro Nieva Parola o Enrique San Francisco, firmaron unas interpretaciones inolvidables.

La película es, junto a “El pico” y “La estanquera de Vallecas”, una de las mejores producciones de Eloy de la Iglesia desde el punto de vista técnico (imagen, sonido, banda sonora) así como desde el de la propia historia, contada con acierto y los mensajes que transmite con determinadas píldoras diseminadas por toda ella: los globos que se escapan, las máquinas recreativas, el personaje del Pirri, el hermano pequeño del protagonista, el verdadero quinqui.

Colegas tiene un aire rara avis que le hace ser una de las cintas por excelencia del cine quinqui, pero que le imprime una personalidad que podría haberla situado fuera de la etiqueta sin problemas. La delincuencia no juega un papel fundamental en el conflicto de los personajes, es una consecuencia de las circunstancias que les hacen caer en ella como opción para resolverlo, como en todas las películas de cine quinqui, sí, pero vista desde un prisma que no aparece en aquellas porque “Colegas” es una película de amor, de amor y de amistad y de lealtad y de ingenuidad, atravesada por la juventud, los sueños rotos, el fracaso y, claro, por la delincuencia, la pobreza y la droga, pero ello no la sitúa en el eje central del género quinqui, estos detalles están por debajo, conviven de forma transversal con las verdaderas esencias de la película que son el amor y la amistad. Y es también una película sobre la huida, una huida representada en la extraña ilusión de un nacimiento de confusas consecuencias futuras para dos jóvenes, José y Rosario cuya historia bebe de los más dramáticos Romeo y Julieta y, por qué no, hasta de los Píramo y Tisbe. Es, en definitiva, una gran película de cine quinqui español.

Lo mejor: Se respira realismo en cada plano.
Lo peor: Interpretaciones no del todo profesionales.
publicado por Antonio Carralón el 14 noviembre, 2019

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.