muchocine opiniones de cinedesde 2005

Un mundo donde los perros son exiliados, discriminados e injustamente acusados de portar un virus, nos trae la fábula canina del destacado Wes Anderson, “Isla de Perros”, cinta desarrollada en “stop motion” con mucha creatividad que le permite estar nominada al Oscar en la categoría.

★★★★☆ Muy Buena

Isla de Perros

Ambientada en Japón y sin traducción alguna,  se presenta este comentado film animado en stop motion, “Isla de perros”, estrenada hace meses. Ella,  narra las peripecias de un grupo de perros que son enviados a una isla una vez que el político de turno alcalde Kobayashi,  que es amante de los gatos,  los acusa falsamente de que los canes están trayendo consigo un virus que afecta a los humanos, por tal motivo todos son enviados y aislados a ese lugar que es un verdadero infierno lleno de contaminación y desechos humanos. Uno de esos perros es del sobrino del alcalde,  el  nipón llamado Atari de 12 años,  quién meses después de ese dictamen, emprenderá el arriesgado viaje para recatar a su mascota antes que muera. En el camino se encontrará con un grupo de  particulares animalitos  que representan diferentes características como el perro callejero, deportista, uno de de exhibición que conocen a este joven y lo acompañan en forma democrática a buscar a su mascota.

Dicho así se vislumbra como un film infantil pero dirige el genial Wes Anderson, que nos había maravillado anteriormente con el “Fantástico señor zorro” y con las destacadas “Rushmore”,   “Los Fabulosos Tenenbaums” y “El Gran Hotel Budapest”, entre otras. El cine de Anderson se caracteriza por su nostalgia, sus personajes siempre añoran algún paraíso perdido, pero son  entretenidos, siempre en movimiento y donde en cada film destaca en todo momento un color predominante con los personajes pertenecientes a familias disfuncionales. Dichas características son solo alguna de las muchas que maravillan con su originalidad en la puesta en escena  obsesiva,  utilizando estética geométrica y cosismo que  lo hacen único y con sello propio.

“Isla de perros” es una metáfora política muy presente, nos presenta una tiranía muy cruel y se vale para su desarrollo de otros géneros cinematográficos como el western, bélica y cine de aventuras. Esta política más cruel, la tiranía aderezada por esos intensos  tambores japoneses de fondo y los excelentes animadores que llenan de texturas en  stop motion,  permite ver una obra más para grandes que para los gustadores de Pixar y o Disney.

Rescato la frase “No traería cachorros a este mundo”, que dice una perrita circense que alude claramente a este mundo convulcionado que hace referencia Anderson y lo dice con perros, no con humanos que ni siquiera quiere traducir lo que dicen ya que sus actos de locura muchas veces son inentendibles.

Anderson, muestra su  particular comprensión del vínculo único entre el hombre y la bestia, encuentra la belleza en esta isla llena de basura, ese recorrido por cubos de basura compactada, parques abandonados  y varia peleas que son verdaderos torbellinos aludiendo a cintas animadas de la Warner Brothers, una obsequio para los amantes de la novedad pero también a las referencias cinéfilas que siempre realiza Anderson que vale la pena observar.

Lo mejor: la animación y toda esa reflexión que entrega
Lo peor: nada
publicado por David Lizana el 11 octubre, 2019

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.