Tratando (y bien) algo tan intratable como el suicidio.

★★★☆☆ Buena

Litus

Dani de la Orden podría haber terminado, con permiso de “Barcelona, noche de verano“, su mejor película hasta la fecha, y podría haberlo hecho con valentía al tratar un tema sobre el que, aun hoy, hay un gran estigma, un pesado tabú y una opacidad difíciles de comprender: el suicidio.

Litus es un joven que se ha quitado la vida. Sus amigos se reúnen pasado seis meses para hablar de ello en una suerte de “Los amigos de Peter” salvando las distancias y con ciertas diferencias históricas, contextuales y culturales. A partir de ahí, la reunión se desarrolla con humor y drama a partes iguales y da dos o tres giros que mantienen la atención del espectador hasta el punto de hacerse cortos los 85 minutos que dura la historia.

Rodada con algún que otro altibajo (planos maravillosos / tratamiento de la luz mediocre) es una película muy entretenida en la que destaca la graduación de Quim Gutiérrez (“Primos, “Tres bodas de más”…) como actor dramático y el realismo y naturalidad con el que se tratan las enormes dificultades para que amigos y familia puedan llegar a comprender los motivos que llevan a nadie a cometer un suicidio.

Lo mejor: El tratamiento del tabú del suicidio y la interpretación de Quim Gutiérrez.
Lo peor: El encasillamiento de Adrián Lastra.
publicado por Antonio Carralón el 19 septiembre, 2019

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.