Rambo: Last blood

Espectador 1, críticos 0.
Suele haber mucha distancia entre la opinión popular y los supuestos especialistas del séptimo arte pero cuando existe una discordancia tan grande es que la mente de alguno ha quedado dañada por los prejuicios o bien de algún acto concreto o bien a algún actor o director.
En primer lugar John Rambo no es bambi. Partimos de la base fidedigna que el exceso de violencia y o esparcimiento de Sangre era algo lógico cuando no hemos visto en la portada a Sebastian el cangrejo de la sirenita y la banda sonora no era la bajo el mar.
Para mas seña por si algún entendido va regular en inglés, blood significa sangre.
Aclarado el primer punto decir que hablar de xenofobia me parece un disparate. Los críticos que no saben separar la política (hay mucho anti Trump) del cine deberían dejar de comentar de manera oficial. Claro que se asimila México con el narcotráfico, pero no en esta peli sino en muchas series y películas al echar la vista atrás por el panorama cinematográfico y no intenta generalizar sino encauzar la historia en este caso particular.
No se puede suspender una película de acción salvo que no te gusten las películas de acción. Un drama tiene matices, tiene actuaciones destacadas, tiene el traspaso de sentimientos a flor de piel y produce empatía porque muchas de las cosas que se nos presentan pueden llegar a ser un reflejo de la sociedad en la que vivimos.
En las películas de acción solo se contempla la aprobada, la buena o la muy buena (esta última se ve poco). Rambo Last blood no es una película de Oscar ni mucho menos, no tiene un guión super elaborado, no tiene unas actuaciones destacadas pero consigue el clima perfecto para hacerte disfrutar.
Tiene momentos que duelen, pese a que no se trasmite el drama como tal a mi me sobrecogió en alguna escena, tiene la duración justa para no llegar a mirar el reloj pidiendo la hora lo que se agradece porque se suele alargar la historia excesivamente en algunas películas (la denominada paja) y tienen unos minutos finales de acción pura y dura con grandes dosis de violencia (un problema para los que querían ver a Ariel saliendo del mar y viviendo con su príncipe).
En lo único que puedo estar de acuerdo con los críticos es que a esta película la llamas venganza 4 y nos vale igual. Si que se ve algo de Rambo en esta entrega pero el Stallone que hay detrás de la cámara lleva ya muchas batallas como para que el espectador traslade el Rambo de los 80 a esta versión actualizada.
Simple detalle este último para no solo criticar los prejuicios y desvarios de la critica especializada, sino también para animar a la gente que le guste las pelís de acción con un toque violento (la ultima escena es impactante cuanto menos) a verla aunque no lo hagan en la gran pantalla, porque, no es una película de Oscar, ni tiene un guión super elaborado, ni siquiera podemos colgarle una medalla a Sylvester por su actuación pero es sin duda una decente película de acción. 6.5/10

Lo mejor: Que cumple lo que has ido a ver.
Lo peor: No apta para gente sensible.
publicado por Francisco Javier Sánchez Palazón el 7 octubre, 2019

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.