Llena de momentos especiales, hermosos, brillantes, melodiosos y emotivos, con los típicos fallos habituales del género, sobre todo en el ámbito narrativo, pero que, sin duda y a pesar de ello, logra encandilar al espectador.

★★★★☆ Muy Buena

Dreamgirls

3 Globos de Oro y 8 nominaciones a los Oscar es el abal que nos ofrece esta película llamada por algunos a ser la artífice del resurgir del musical como género cinematográfico. Lo sea o no, de lo que no dudo es de que nos encontramos frente a un gran espectáculo en todos los sentidos. Aunque no estéis muy convencidos, presumo no os arrepentiréis de darle la oportunidad de demostrároslo.

Las canciones, como en todo musical, las hay mejores y peores, más oportunas y menos apropiadas. Algunas están algo forzadas y podríamos decir que sobran, pero este «defecto» queda holgadamente compensado por lo maravilloso de otras de las canciones. La temática de las mismas oscila entre la rabia, los celos, la impotencia o el miedo y, dejando de lado trascendentalismos, también trata temas vanales como lo fantástico que es su nuevo Cadillac; es decir, abordan muy distintas emociones propias de distintos momentos de sus vidas.

Tres de las canciones están nominadas a los Oscar: «Listen», «Love you I do» y «Patience»; es de esperar que no se le escapará y ojalá sea gracias a la conmovedora «Listen», con la que el personaje encarnado por Beyoncé expresa sus más sinceros sentimientos.

Las interpretaciones superaron con creces mis expectativas. Podemos admirar a un gratamente sorprendente Eddie Murphy: borda el papel. Por otro lado, tenemos a Beyoncé, demostrando que, además de cantar y mover el esqueleto, también sabe actuar: otra agradable sorpresa. Destacar también la actuación de Jennifer Hudson. Parece mentira que esta mujer haya salido del OT estadounidense, American Idol; eso sí es una artista completa (no quiero imaginarme cómo habría quedado de haberlo hecho nuestra Rosa de España…). Foxx, en su papel de malote, con la misma correcta expresión de siempre, pero quizá le falte salirse un poco de lo meramente correcto.

Nada más comenzar la cinta y ver los rápidos planos detalle de los inquietos pies de unas bailarinas, nos damos cuenta de la pulida técnica y bella fotografía que va a sernos ofrecida. Ratificamos esta idea nada más comenzar el primero de los números musicales con el que se inicia el filme. La cámara recorre el escenario y a las artistas en todas direcciones, con tanto mimo como precisión, no permitiendo que nada escape a su atenta mirada.

Juegos de luces de la mano de una exquisita fotografía, cómplice, a su vez, de la ya nombrada incansable cámara, son capaces de crear, unidas, una atmósfera acogedora, idílica en cada momento para la correspondiente canción. Como resultado del cóctel tenemos una magnífica experiencia audiovisual.

Es una película llena de momentos especiales, hermosos, brillantes, melodiosos y emotivos, con los típicos fallos habituales del género, sobre todo en el ámbito narrativo, pero que, sin duda y a pesar de ello, logra encandilar al espectador.

All you have to do is dream!!
publicado por el 28 enero, 2007

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.