Hay que salvar el pequeño escollo del uso de una estructura narrativa de cine negro ya en desuso que, además, no encaja con el escenario de instituto de secundaria de la película, pero, a su vez, ése es su mayor logro y originalidad: devolvernos el r

★★★★☆ Muy Buena

Brick

Estamos ante una peli desconcertante incluso para los que estamos acostumbrados a ver cine negro clásico. No es tan difícil imaginar un detective privado solitario, sin familia y con pocos amigos, o una femme fatale autodestructiva. En un ambiente de cine en blanco y negro de los años cuarenta estos personajes son normales. Pero cuando nos ambientan la historia en un instituto de secundaria, con asuntos de drogas, asesinatos y venganzas, pues desconcierta. Cuesta creer cómo el empollón de la clase se mete a investigar un turbio asunto en el que su exnovia se ha metido con los malosos de la clase. Claro que nos la podrían haber explicado como un episodio de Beverly Hills, 90210, pero si tenemos una historia de cine negro y unos personajes de cine negro, y, encima, hacemos un homenaje al cine negro clásico, pues hay que contarla como si fuera cine negro, aunque estemos en el ambiente de un instituto de secundaria.

El punto de vista narrativo también es muy clásico, sabemos exactamente lo que sabe el personaje principal, y por eso al principio no entendemos nada, luego la trama es algo compleja, pero el puzzle se resuelve de manera magistral y todo encaja, especialmente esas motivaciones ocultas de los personajes que hay que adivinar para acabar de entenderles.

A destacar el guión, las actuaciones y la belleza de Nora Zehetner, la fotografía y el uso de tantos detalles (oímos el sincronizado sonido de las pisadas en una persecución justo antes de que nuestro protagonista se quite los zapatos, o la insistente comparación de letras entre las notitas que nuestro protagonista recibe) que invitan a una revisión para descubrir qué más nos ofrece esta película.

Total, que hay que salvar el pequeño escollo del uso de una estructura narrativa ya en desuso que, además, no encaja con el escenario de la película, pero que, a su vez, ése es su mayor logro y originalidad: devolvernos el recuerdo de las grandes películas de los años cuarenta y cincuenta.
publicado por Txapulin el 13 diciembre, 2006

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.