Tienes que entrar en el juego. Si lo consigues, disfrutarás como hacía mucho tiempo. Divertida pero densa, lenta pero rápida, original pero fotocopia. Muy buen cine de hoy en día.

★★★★☆ Muy Buena

Brick

Tienes que entrar en el juego. Si lo consigues, disfrutarás como hacía mucho tiempo. Si no, puede que acabes abandonando la sala (eso pasa por dudar entre Brick y ¿Por qué se frotan las patitas?) Brick, la ópera prima de Rian Johnson es un conglomerado de noir por el
que asoman Houston, Welles, Hawks, Chandler o Hammet y que protagoniza uno de los chavales de Cosas de marcianos, es decir, todo un experimento. Y el experimento resulta ser un noir de los de toda la vida, con su mujer fatal, su criminal en la sombra, su detective privado duro como la roca y su inteligente ayudante y un constante Chinatown presente en toda la cinta (véase el ataque con cuchillo y las tiritas en la nariz del protagonista)

En Brick hay también un poco de Elephant, con su insti (la escuela de cine donde estudió el director) y con sus freaks adolescentes y, sobre todo, con su rodaje: 20 días de duración. Durante ese tiempo Johnson prohibió al elenco el visionado del cine de gángsters, pero si les recomendó la lectura de Chandler o Hammet y vistos los resultados los chavales se metieron de lleno en ella tanto como el propio director.

Digo arriba que tienes que entrar en ella desde el principio, porque puede resultar chocante (aunque no sé la razón, en una película puede pasar cualquier cosa, ¿no se trata de eso?), porque ver a los chavales de American Pie actuando como los señores de Chinatown (por ejemplo) puede pillarte por sorpresa.

Un gran acierto del film es demostrar que, ante todo, esos personajes, tanto los (anti) héroes como los criminales, son estudiantes de instituto que viven con sus padres y que, además de la obvia presión por el tráfico de estupefacientes y el asesinato (son criminales) tienen que preocuparse por las faltas de asistencia a clase, y eso es divertido, original y sorprendente.

Lo cierto es que lo único que tiene de high school es el propio instituto y a los alumnos, porque los diálogos y las situaciones son 100% Noir, llegando a ser a ratos tan densa como cualquier otra peli de género de hace cincuenta o sesenta años. Es comprensible que la cinta se pudiese ver en Sitges, porque es tan pura (hablando de noir), que parece scifi, esas formas de hablar (¿Estás seguro de que quieres estar seguro?) y esos métodos: el universo de Brick es un micromundo particular que el director se ha inventado y que es tan real como absurdo (la madre de The Pin sirviendo leche a los «amigos» de su hijo, el jefe de estudios hablando al protagonista como si estuviesen en una comisaría en lugar de en el despacho de la escuela.)

Los actores están estupendos, sobre todo esa revelación que es Joseph Gordon-Levitt, que crea un Brendan que poco tiene que envidiar a Sam Spade, un «tirillas» con aspecto de empollón debilucho pero que por recursos y cabezonería es casi casi una máquina de matar, cosa normal por otro lado, porque de no ser así posiblemente terminaría bajo tierra. Lucas Haas es The Pin, el hombre detrás del crimen, un personaje un poco excesivo, pero fundamental, representa una conexión entre el mundo que se crea el director y el nuestro de una manera que ni siquiera puede el protagonista, del que solo vemos el despertador de su casa: The Pin vive con su madre y en el sótano tiene una habitación donde representa el papel de padrino de la mafia de los chavales de veintitantos.

Emile de Ravin (Perdidos, Las colinas tienen ojos) es el personaje que desencadena los acontecimientos y Nora Zehetner es la femme fatale. Shaft, quiero decir Richard Roundtree interpreta al jefe de estudios. Una peli divertida pero densa, lenta pero rápida, original pero fotocopia. Muy buen cine de hoy en día. Un 8´75.

PD: Muy mal los cines Alphaville a pesar de la «remodelación»…
publicado por Kiko de España el 7 diciembre, 2006

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.