Transmite durante todo momento un halo de romanticismo. Una buena historia, bien contada y entretenida: merece la pena verla.

★★★★☆ Muy Buena

El ilusionista

¿Han presenciado alguna vez algún espectáculo de magia en directo? Les puedo asegurar que cambia mucho a cuando se observa en la televisión, de hecho, no tiene nada que ver. Cuando lo estás viendo con tus propios ojos te sientes de nuevo como un niño: ilusionado con la fantasía de poder creer en la magia. Y eso es precisamente lo que consigue el protagonista de nuestra historia llegando a extremos insospechados.

Basado en el relato homónimo del norteamericano Steven Millhauser (premio Pulitzer en 1997 por la obra Martin Dressler), El Ilusionista se situa en la Viena de finales del siglo XIX, lugar donde la política, el amor y la magia jugarán un papel muy importante.

A Edward Norton (ese chico de cara triste) el papel de Eisenheim le queda como un guante , aunque tampoco habría que olvidar interesante trabajo de Rufus Sewell como príncipe Leopold.

La película transmite durante todo momento un halo de romanticismo intrínseco a la propia temática, que también se refleja en la perfecta ambientación ayudada en gran parte por unos exquísitos decorados, sin olvidar un elaborado trabajo de vestuario.

El montaje es muy dinámico y ajustado por lo que no tendremos la sensación de que nos falta o sobra información (algo muy de agradecer en los tiempos que corren). En cuanto al necesario uso de efectos especiales para algunas escenas, el no haber abusado de ellos les ha permitido estabilizar dos universos sin que el espectador se sienta expulsado del argumento.

En resumen, una buena historia, bien contada y entretenida: merece la pena verla.
publicado por Elena Suárez el 1 diciembre, 2006

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.