Milos Forman no parece haberse empapado lo suficiente del genial artista maño y el personaje no acaba de ser convincente. Entretenida, pero no más.

★★☆☆☆ Mediocre

Los fantasmas de Goya

Que se rueden hoy en día películas sobre artistas españoles, de cualesquiera que sea la época, me parece algo estupendo. Sobre todo si gira en torno a la figura de uno de los más grandes pintores que ha tenido España y el mundo en general. Aunque es verdad que el hecho de que esté rodada en inglés, sinceramente, le resta atractivo, pues nada hay más hermoso que una obra original; algo fácil de entender sobre todo si se trata de algo relacionado con un artista, como es el caso. Y es que el doblaje, habitualmente, desnaturaliza un poco los filmes, por muy buenos que sean.

Milos Forman no parece haberse empapado lo suficiente del genial artista maño y el personaje no acaba de ser convincente; el retrato de la España negra que pretende reflejar la película, carece de unas bases sólidas, amen de sus personajes que en ningún momento dan la sensación de poseer el característico porte del españolito de la época (con la excepción de Bardem y los secundarios Portillo y Ugalde), que no es ni mejor ni peor que cualquier otro pero es el nuestro. O al menos lo era.

En general, Goya aparece como un testigo de los acontecimientos del momento, con la Inquisición a toda mecha y Felipe IV como monarca de un decadente imperio, supeditado a una omnipotente Iglesia Católica y resignado a replegarse sobre sí mismo a pesar de sus contiendas exteriores. Los ejércitos napoleónicos y la miseria de la ciudadanía completan el marco en el que aragonés realiza sus pinturas de la denominada época negra, y que adornan los títulos de crédito iniciales y finales.

Una lástima que la inverosimilitud del argumento y la falta de mordiente del guión no permita a sus dos protagonistas realizar una mejor labor, porque hay que reconocer que tanto Bardem como Portman son dos estupendos actores, independientemente de la consideración personal que me merezca cada uno de ellos.

Aquellos que no conozcan suficientemente la historia de la España de la época puede que disfruten más de la película, ya que cinematográficamente no está mal, aunque le falte rigor. Contrariamente a lo habitual, el hecho de que el guionista sea el autor de la novela en que se basa la historia, no contribuye a que la adaptación sea más creíble, y en mi opinión, que he tenido la ocasión de leer el libro original, el filme es bastante peor, sin ser una genialidad la obra literaria de Jean Claude Carrière. Entretenida, pero no más.
Lo mejor: Que un artista español despierte el suficiente interés como para dedicarle una película más allá de nuestras fronteras.
Lo peor: La falta de rigor histórico a lo largo de toda la película.
publicado por Oscar Cantero el 30 noviembre, 2006

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.