La película me parece un derroche de belleza, dureza y buenas interpretaciones, que, diré sin sonrojo, de momento es lo mejorcito que he visto en este año 2006.

★★★★☆ Muy Buena

El perfume

Comencé a leer el libro casi contrarreloj, puesto que no quería llegar al estreno de la película con el culo al aire, y es que siempre me ha gustado salir del cine y decir esa manida frase de «me gustó más el libro» , y es que aunque la novela me la pintaron como el mayor truño que se ha podido escribir en años, a mi me pareció alucinante, casi más entretenida que cualquier Best-Seller de consumo rápido (no citaré ninguno para evitar susceptibilidades y no ser tachado de cultureta gafapastil), e iba ya leyendo imaginando su traslado a la pantalla, para colmo de males en el pase de prensa de «The Prestige» tuve detrás a un par de críticos que alababan las virtudes de la película que nos trae, así que mi predisposición no podía ser mejor.

Y así ha sido, la película me parece un derroche de belleza, dureza y buenas interpretaciones, que, diré sin sonrojo, de momento es lo mejorcito que he visto en este año 2006 al que le queda apenas un mes para dar cierre, Tom Tykwer compone un sólido grupo de actores, donde los que más peso podían llevar en la película (Hoffman y Rickman) pasan como meros secundarios y aquellos que deberíamos olvidar se agarran con fuerza a nuestras conciencias, Ben Whishaw hace increíblemente creíble el personaje de Grenouille marcando con un tempo increíble sus momentos de lucidez con los más absolutos y oscuros momentos de demencia, y Rachel Hurd-Wood que ya me
enamoró siendo apenas una cría en el «Peter Pan» de P.J. Hogan, vuelve a llenar la pantalla con su incomparable belleza, y es que personaje de Laura es de lo mejor de la película.

Siendo costumbre en mi aquello de leer la crítica para tomar el pulso al «sentir general», me ha llamado profundamente la atención aquello de que haya quien se haya rasgado las vestiduras ante una de las escenas cumbres del film, la de la orgiástica presencia de Grenouille en Grasse, en el libro, dicha escena es contada con todo lujo de detalles, tanto como a Patrick Süskind le es posible con sus palabras, mientras que en pantalla pasa de ser una mera anécdota en el metraje, no nos rasguemos las vestiduras tan pronto, por Dios!! (Nunca mejor dicho).

Falta un capitulo del libro, una parte o algo realmente importante que ahondaría mucho más en la obsesión de Grenouille, y es que que este carezca de olor es importante en la trama, y aquí eso se pasa casi de puntillas, y se cambia parte del orden de lo que sucede, ¿tal vez por el tiempo de metraje? ¿Acudiremos gracias al DVD a una versión extendida del libro?

En fin, a la salida del cine, coincidía en gusto con todos aquellos que hemos disfrutado de la novela, y en disgusto con aquellos que no han perdido una media hora diaria en degustarla, ahí dejo el quid del asunto.
publicado por Rafa Ferrer el 26 noviembre, 2006

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.