El argumento no es interesante, los actores están sobreactuados y ni convencen, ni te hacen reir y los ya conocidos chistes al estilo Woody Allen ya empiezan a oler como los vagones del metro de Madrid en hora punta.

★☆☆☆☆ Pésima

Scoop

Cuando a uno le han dicho siempre que es un genio, debe llegar un momento en el que uno mismo se lo cree. Y cuando uno se cree que es un genio, la arrogancia y la prepotencia deben nublar la visión objetiva de la calidad de un trabajo. Algo parecido ocurre mucho con las denominadas profesiones liberales y, concretamente, con especial virulencia en el mundo del cine. ¿Cuántos actores conocemos que su mayor aporte a la cámara es el de enseñar carnaza? ¿Y cuántos directores, olvidándose de que su producto va a distribuirse en una sala de cine y no en el salón de su casa, se dejan embelesar por los cumplidos realizados por sus vasallos pseudointelectuales?

Todo este prolegómeno viene al caso para intentar explicar cómo un supuesto director de la calidad de Woody Allen puede haber realizado una película tan exageradamente aburrida como Scoop. Sinceramente, no es este uno de mis directores favoritos pero es que la chapuza que presencié hace unos días en el cine es de unas dimensiones considerables.

Para empezar la base no es muy buena ya que el argumento no es interesante (una estudiante de Periodismo recibe desde el más allá el chivatazo sobre la identidad de un asesino en serie), dicha idea es llevada con demasiada linealidad, tanto, que a la mitad de la película ya conoces cuál será el final.

Los actores están sobreactuados y ni convencen, ni te hacen reir (de hecho, es algo que siempre ha hecho Woody Allen; no olvidemos que además de creerse un buen director también se cree un buen actor, porque supuestamente ver a un hombre tan feo con un rostro tan inexpresivo nos va a causar un montón de carcajadas).

Todo esto viene acompañado por los ya conocidos chistes al estilo Woody Allen que ya empiezan a oler como los vagones del metro de Madrid en hora punta. Si mezclamos todos estos elementos en una coctelera obtendremos un resultado pobre, aburrido y de dudosa calidad o, lo que es lo mismo, Scoop.
publicado por Elena Suárez el 6 noviembre, 2006

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.