Lección de nervio, ritmo, planificación y dirección de actores de Scorsese, al que se le nota de nuevo como en casa retratando la violencia de los suburbios americanos.

★★★★☆ Muy Buena

Infiltrados

¡Ya era hora! No había vuelto a tener noticias de Martin Scorsese en el cine de ficción desde la ya lejana ‘Casino’ (1995). Sí, es cierto, desde entonces hay un tipo que ha filmado con su nombre ‘Kundun’ (1997), ‘Al límite’ (1999), ‘Gangs of New York’ (2002) y ‘El aviador’ (2004), pero ése no era Scorsese. Parecía, pero no era. El que ha dirigido ‘The Departed’ (‘Infiltrados’ en «titulador moderno»), ése sí que es Martin Scorsese.

Remake inconfeso (al menos por parte de Scorsese) de la aclamada ‘Infernal Affairs’ de Wai Keung Lau y Siu Fai Mak, ‘The Departed’ cuenta la historia de Colin Sullivan (convincente Matt Damon) y Billy Costigan (contundente Leonardo Di Caprio), dos hombres que ven cruzarse sus destinos a ambos lados de la ley a la sombra del capo de la mafia bostoniana Frank Costello (arrollador Jack Nicholson). Uno lucha por llegar a ser el mejor, el otro únicamente puede aspirar a sobrevivir. El engaño, la muerte y la traición borrarán la fina línea que separa lo legal de lo ilegal, en un territorio en el que todos son culpables a los ojos de alguien.

Lección de nervio, ritmo, planificación y dirección de actores de Scorsese, al que se le nota de nuevo como en casa retratando la violencia de los suburbios americanos. Nadie, ni siquiera los grandes del cine asiático (bueno, quizá Tarantino sí), es capaz de hacer que te caiga tan bien un sádico torturador como el personaje de Nicholson. Michael Ballhaus, en la fotografía, recrea un South Boston oscuro y decadente por el que los delincuentes se mueven como ratas, que contrasta con el luminoso y sofisticado entorno de la élite policial. Son los dos mundos paralelos entre los que se mueven ambos protagonistas.

Los secundarios funcionan con tanta energía como los protagonistas: Alec Baldwin, Mark Wahlberg (la sorpresa de la película, para mí), Martin Sheen, Ray Winstone y Vera Farmiga arropan al trío estelar de forma sobresaliente.

Los únicos peros que se le pueden poner a este regreso a la primera división de Martin Scorsese es el poco peso dramático que tiene el elemento amoroso en la trama de la película, y que repite canciones (‘Gimme shelter’ de los Stones y ‘I´m shipping up to Boston’ de los Dropkick Murphy´s suenan dos veces cada una), pero eso es una paranoia mía, no afecta a la película. Por lo demás, una de las mejores noticias de este 2006: Marty ha vuelto. Y lo que es mejor, recientemente ha anunciado que está pensando en alejarse de la industria de Hollywood porque «a mayor presupuesto, menos riesgos te dejan tomar». ¿Volverán los tiempos de ‘Taxi Driver’ o ‘La última tentación de Cristo’? Un 8’5, medio pasito por debajo de ‘Casino’ y uno y medio por debajo de las grandes.
publicado por Plissken el 24 octubre, 2006

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.