La película dura dos horas y media pero no hay tiempo para tomar aliento. Se nota la maestría de Scorsese y también el amor que tiene por el cine.

★★★★☆ Muy Buena

Infiltrados

La dualidad del carácter contada en dos vidas paralelas. Dos chicos salen de la academia de policía. Uno llega a ser policía pero en realidad es un infiltrado de la mafia irlandesa. Al otro le cierran las puertas para ser policía a menos que acepte hacerse pasar por mafioso para informarles acerca de Frank Costello (Jack Nicholson), pero no le ofrecen ningún apoyo y por ser una situación muy secreta ni siquiera mantienen un archivo sobre él. Es una trama complicada. Como se puede inferir que las dos historias se juntan en un punto: la chica. Pues bien, eso es lo único predecible. La película dura dos horas y media pero no hay tiempo para tomar aliento.

El film nunca es aburrido y lleva un ritmo atropellado. Las escenas están cortadas sin un respiro de aire muerto. Pero con habilidad suprema para mostrar lo necesario para que la historia se comprenda, y se sienta. Juega mucho con la forma sin perder el equilibrio. La trama es bastante complicada y hay muchos personajes, pero no te pierde. Eso si, hay que estar atento.

La película es violenta. Muy violenta, pero no demasiado. Aunque debo aceptar que tengo debilidad por la mafia. Y aún si me disgusta la violencia exagerada, cuando se trata de crimen organizado es distinto. Sobre todo porque trata más sobre el carácter, la desesperación por sobrevivir. Cuando hace perfecto sentido estrellarle una jarra de cerveza a alguien en la cabeza o agarrarlo a puños, porque es violencia que nace de corregir una injusticia que aunque no este bien, es la naturaleza humana. La primera vez que Frank Costello se encuentra con el personaje de Matt Damon que va a ser su protegido encubierto tiene como 10 años; y Frank le dice: “A tu edad nos decían que puedes llegar a ser ladrón o policía. Lo que digo es esto, ¿cuándo te apuntan con un revolver cargado, qué diferencia hay?”

Infiltrados no es una película políticamente correcta, es todo lo contrario. Probablemente no deja de ofender a ningún grupo de personas. Pero si pretende mostrar todas las caras de la corrupción no podía ser de otra manera. Es tan auténtico y adecuado como la banda sonora de heavy-metal con gaitas irlandesas.

El personaje de Leonardo DiCaprio esta en una situación realmente desesperada. Y se nota aunque sus manos nunca tiemblen. La policía no le ofrece ninguna garantía y es obvio que en cualquier momento lo podrían destripar. No tiene a nadie y no puede dormir. DiCaprio lo encarna con sutileza. Esta a la altura, y esta junto a un Jack Nicholson de traje gris con corbata de leopardo, contenido pero maniático.

En un momento, pero sólo un instante, esta película llego a recordarme Cidade de Deus (Ciudad de Dios) que es de las mejores películas que he visto en los últimos tiempos. No puede decirse que es Goodfellas, pero es muy buena. Se nota la maestría de Scorsese y también el amor que tiene por el cine.
Lo peor: La película es violenta. Muy violenta, pero no demasiado.
publicado por Ana el 22 octubre, 2006

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.