¿Cómo es posible que con tantos valores Alatriste no funcione? Porque no es cine. Es un videoclip de dos horas y media en el que sólo vemos las escenas de más peso en la trama.

★★☆☆☆ Mediocre

Alatriste

La sensación que te invade después de ver Alatriste es la gran película que podría haber sido. O mejor aún: las películas que podrían haber hecho con un material de tanta calidad. No se bien si ha sido un exceso de ambición o de ingenuidad, pero el caso es que podemos decir que se ha hecho bueno eso de «quién mucho abarca, poco aprieta». Más que una película, Alatriste es una sesión de diapositivas. Hay una continua obsesión por la fotografía, por los planos cortos y, lo que es un gran fallo para una cinta que se supone de aventuras, por una cámara que no se mueve. El resultado es una película que tiene mucho de histórica y que transcurre al ritmo de coitus interruptus.

Y lo peor de todo es que se nota el mimo que ha dedicado todos los responsables de la película y que había dineros para gastar. El trabajo que han hecho con el vestuario es excelente y la selección de actores es acertadísima. Viggo Mortensen es el perfecto Alatriste y, gracias a su gran trabajo de interpretación, podemos perdonarle la extraña mezcla de acentos inglés y porteño que le obliga a hablar continuamente en susurros. Incluso diría que el personaje ha perdido parte de su locuacidad y le han quitado frases a Viggo para no dejar al descubierto este problema. El Quevedo de Echanove está perfecto, Javier Cámara interpreta a un Conde Duque de Olivares muy convincente y Ariadna Gil da vida a la sensual amante del capitán. Incluso las escenas de batallas están recreadas con bastante acierto, muy alejadas de los sonrojantes exteriores de Juana la Loca, y transmiten la crudeza de un combate en el que se mata y se muere a golpe de un acero afilado.

¿Cómo es posible que con tantos valores Alatriste no funcione? Porque no es cine. Es un videoclip de dos horas y media en el que sólo vemos las escenas de más peso en la trama, pero con el inconveniente de que no nos cuentan el resto de la trama. Falta desarrollo de los personajes, del argumento y hasta de la realidad histórica. Con esto, Alatriste excita al espectador, pero no le conmueve. No importa quién viva o quién muera, porque lo hemos conocido hace cinco minutos. De hecho, algunos personajes parece que tienen un par de frases para poder matarlos a continuación. Algunas escenas que nos tendrían que haber dejado clavados en la butaca no pasan de anecdóticas. Si tan sólo hubieran usado las cuatro primeras escenas y hubieran añadido cine entre ellas estaríamos hablando de un Alatriste épico que nos ha dejado con ganas de seguir viviendo sus aventuras.

En resumen, productores y director han puesto una pistola cargada en manos de aquellos que dicen que el cine español no merece grandes presupuestos. Han contado con tantos medios, han sido tan ambiciosos, que han perdido la perspectiva de lo que tenían entre manos. Estoy convencido que en ningún momento se han dado cuenta de lo que pasaba. Cogiendo las escenas sueltas, Alatriste aparenta ser un gran trabajo, pero ni el mejor montaje de la historia hubiera podido rellenar unos huecos que no habían rodado. Si tan sólo hubieran dado un par de pasos hacía atrás para observar el conjunto de la obra, estoy seguro de que se hubieran dado cuenta de que a Alatriste le falta cine desde los primeros cinco minutos. Desgraciadamente para nosotros, para el cine español y para el propio capitán Alatriste, no ha sido así.

Cruiosidad: Hace algunos años Alatriste estuvo a punto de llevarse al cine protagonizado y dirigido por Antonio Banderas y con guión de Enrique Urbizu. Visto lo visto, en el guión hubiéramos ganado (La Caja 507, La Novena Puerta), pero de lo otro no estoy tan seguro.

Espectador recomendado: He leído tres de los cinco libros que hay publicados de Alatriste y me ha costado seguir la línea (no) argumental de la película, por lo que alguien que no se haya acercado a las novelas lo va a tener más complicado, al no poder rellenar los huecos de ninguna manera. Aún así, si te va el cine histórico, quizás la encuentres interesante.
Lo mejor: La recreación del capitán Alatriste es sublime. Los personajes y la dirección artística.
Lo peor: Es un videoclip. No hay conexión entre escenas. Se echan de menos algunos planos panorámicos de Madrid o de los campos de batalla que sobrecojan al espectador. Era una de esas veces en las que los efectos digitales estaban justificados y había presupuesto para pagar por unos buenos.
publicado por Taliesin el 6 septiembre, 2006

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.