Espectáculo visual y pirotécnico de primer orden, con un ritmo endiablado y con unas imágenes absorbentes y adictivas

★★★★★ Excelente

V de Vendetta

Ahora que el canal Cuatro nos devuelve “V”, la mítica serie de extraterrestres protagonizada por aquella siniestra comedora de pequeños ratones blancos, se estrena en pantalla granda “V de Vendetta”, la adaptación fílmica de la novela gráfica de Alan Moore y David Lloyd.

Me gustaría comenzar esta reseña diciendo que “V de Vendetta”… ¡es un peliculón como la copa de un pino! Extraordinaria. Excelente. Magnífica. Colosal. Así, todos aquellos lectores que teman un posible spoiler o boicoteo argumental ya conocen nuestra opinión. Pero, sin entrar en el fondo argumental, comentemos algunos rasgos de la película, que la hacen sensacional y maravillosa.

Primero, Natalie Portman. Personalmente, mi mitomanía cinematográfica, o viste sombrero (Wayne, Bogart, Mitchum, etc.) o está fotografiada en blanco y negro, con esas musas del género noir, turbadoras e inquietantes (Lauren Bacall, Gloria Graham, Gene Tierney…) Pero desde que vi “León el profesional” me quedé prendado de una joven actriz… que ha crecido la mar de bien. En “V de Vendetta”, Natalie está sobresaliente y la película, teniendo en cuenta que está protagonizada por un sujeto camuflado tras una máscara de porcelana, necesitaba que el rostro humano visible resultase creíble e identificable. Y que fuese muy especial. Misión cumplida.

Después, la película ha sabido actualizar la novela gráfica en que está basada hablando de algunas cuestiones muy de actualidad. En primer lugar, de la funesta labor desarrollada por los medios de comunicación de masas que, más que informar, hacen propaganda. Segundo, de los campos de detención ilegales, convirtiendo a Larkhill en un trasunto de Abu Graib, siniestras capuchas incluidas. Tercero, del miedo al otro, al diferente, al inmigrante.

Y de las mega-macro-hiper conspiraciones gubernamentales para perpetuarse en el poder, reduciendo la libertad de sus ciudadanos ante esa supuesta dicotomía Libertad-Seguridad. Y de la eterna polémica sobre si la violencia es un método legítimo de autodefensa o no. ¿Dónde termina el héroe y comienza el activista? ¿Dónde está el límite entre éste y el terrorista?

Son muchas y de mucho calado las cuestiones que plantea “V de vendetta”, y lo hace a través de un espectáculo visual y pirotécnico de primer orden, con un ritmo endiablado y con unas imágenes absorbentes y adictivas.

Así las cosas, si el fondo y la forma son así de buenos… ¿por qué ha montado en cólera Alan Moore, el padre de la criatura, ante el producto cinematográfico final? Quizá porque han querido usar su nombre para promocionar la película. O, a decir de otros, porque el personaje de V es menos sutil en pantalla que en viñeta, menos ambiguo, más héroe tipo hollywoodiense.

Quizá sea así, pero renegar de la adaptación y despotricar contra la película, como ha hecho Moore, me parece excesivo. Porque la película es excelente, porque apunta hacia cuestiones de candente actualidad, porque toma partido inequívoco por la democracia y la libertad… ¡y porque Anuca y yo nos lo pasamos como los indios, en Neptuno, gozando de una película de aventuras a la vieja usanza!
publicado por Jesus Lens el 11 mayo, 2006

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.