Divertida, entretenida, a ratos intrigante, con un Bruce Willis genial y una Lucy Liu preciosa

★★★☆☆ Buena

El caso Slevin

Todo conocéis esas películas donde te van contando poco a poco la historia. Detalles en un principio inconexos, que sabes que acabaran teniendo sentido al final. Muchas veces, más que lo misterioso de la historia, o por donde salga el guionista, lo que aprecias es que la explicación sea … elegante, que no aparezca de una forma forzada, y que la disfrutes. Requisito indispensable, es no volverte loco intentando anticipar cual es la historia. Evidentemente no puedes desconectar tu cerebro, y se van ocurriendo ideas, pero tienes que participar en el juego del director, y dejar que te lleve. Si lo haces así, puedes disfrutar mucho de la película.

En este caso, si cumples lo anterior, en el Caso Slevin además te encuentras con un guión lleno de buenos diálogos, graciosos y muchas veces interesantes. El argumento es relativamente sencillo, y el director va rodando de un forma muy efectiva, con algunas imágenes donde se detiene para que observemos lo bien que le quedó puesta la cámara y la iluminación (y si, le quedó bien unas cuantas veces) mientras no prosigue la historia.

Sobre las actuaciones, bueno, me encanta Bruce Willis, y aquí es él por completo, así que me encanta. De los secundarios, o sea Morgan Freeman, Ben Kingsley, y alguno más, todos ellos muy, muy bien. Para terminar, el protagonista, Josh Harnett, empieza siendo una versión de su personaje en 40 días, 40 noches, y así ya lo podemos seguir perfectamente, ya que sencillamente es un poco pardillo. Mención especial, para Lucy Liu, que esta más guapa que nunca, verdaderamente preciosa, y su papel es divertido, activo y tienes ganas de que vuelva a la pantalla.

En Resumen, divertida, entretenida, a ratos intrigante, con un Bruce Willis genial y una Lucy Liu preciosa. Vale la pena ir una noche de semana a verla.
publicado por Cp el 5 mayo, 2006

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.