Pestiño espectacular donde la tensión y el rigor dramático brillan por su ausencia

★★☆☆☆ Mediocre

Buenas noches y buena suerte

Algunas me odiaran sin dilación por arremeter contra una peli del guapo Clooney, algunos por no entender el mensaje liberal y crítico de la cinta, y otros por no saber apreciar el gusto de una película rodada en blanco y negro al estilo clásico, o por no claudicar ante su actual reconocimiento en Hollywood. La tensión y el rigor dramático de la película brillan por su ausencia. La cámara, efectivamente cuenta la historia en blanco y negro, pero no es «La lista de Schindler» ni muchísimo menos y, en esta, el lenguaje cinematográfico y la puesta en escena no pasan de mediocre.

Los actores hacen buenamente lo que pueden con un guión plano, tedioso y predecible. David Strathairm posa muy serio todo el tiempo, con la sobriedad suficiente. Clooney aparece muy elegante, muy correctito y nada más. Y la historia entre Robert Downey Jr y Patricia Clarkson pasa tan desapercibida, que no llega a otra cosa que a resultar absurda. Los actores fuman, eso sí, mucho, que ya se sabe que en el cine clásico de Bogart ya quedaba muy bien y además, para tratar de ir aún más a la contra, que mejor que exaltar el consumo del tabaco en una sociedad en la que actualmente se apunta a dejar el hábito.

La televisión puede ser un instrumento para educar o para evadir. La televisión es manipulable. Ya, si, ¿y qué? Pues eso, nada más. Ni un atreverse a retratar realmente la caza de brujas, ni la era Mc Carthy, ni arriesgarse a abordar una critica sincera, seria o interesante sobre nada de nada. «Buenas noches y buena suerte» es un pestiño espectacular. El que se sentaba en el cine a mi lado, tras los veinte primeros minutos, se durmió como un bebé y después sobrevivió el ansiado final enchufándose a su mp3. Yo le envidié por ello, aunque decidí vérmela hasta el final, aunque fuese únicamente para poder escribir sobre ella hoy aquí. Qué enorme desilusión con una película de la que esperaba muchísimo más. Lo mejor, sin duda alguna, fue que, gracias a Dios, el suplicio no superó la hora y media.
Lo mejor: Los anacronismos continuos.
Lo peor: Tampoco es que tenga un interés mortal, puedes aprovechar mejor tu tiempo.
publicado por Iván Sainz Pardo el 18 febrero, 2006

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.