Spielberg ha vuelto, y yo he vuelto a disfrutar

★★★☆☆ Buena

La guerra de los mundos

Defenestrarán esta película por su final. Pero es que probablemente muchos no conozcan la trama de la novela original con el mismo nombre de HG WELLS, la adaptación radiofónica de Orson Welles o no vieron la película original de Byron Haskin del 52. Aquel guión de Barré Lyndon lamentablemente ya se precipitaba en el último tercio y también nos sorprendía con un final para nada complaciente. Hubo después en el 88 una versión televisiva en formato serie, 48 capítulos de una hora bajo el título: «La guerra de los mundos» La segunda invasión. Para llegar a esta nueva película de invasiones extraterrestres de la mano de Spielberg, hemos pasado por muchas otras antes y alguna de ellas muy destacables. Existe una película dirigida cuatro años más tarde, en 1956, «La invasión de los ladrones de cuerpos», de Don Siegel, muy parecida a la original de «La guerra de los mundos», y que narraba una invasión extraterrestre también terrorífica y prácticamente imparable, muy acorde con el trasfondo de la guerra fría de aquellos años. Se hizo un remake en 1978 dirigida por Philip Kaufman, sin final feliz y con el título «La invasión de los ultracuerpos». (Un remake muy bueno y para mí, sin duda, la mejor de las tres.) Abel Ferrara dirigió finalmente en 1994 el último remake donde todo transcurría en una base militar y se recuperaba el final feliz.

En 1985 también causó furor en medio mundo la serie de ciencia ficción «V». (En nuestro país fue un autentico bombazo mientras que en otros países europeos nadie la recuerda.) Hay otras, «The Arrival» (Han llegado) de 1996 o «The Faculty» en 1998 de Robert Rodriguez, pero fue en el 96 cuando llegó «Independence day», de Emmerich, que calcó con descaro la invasión relatada por HG Wells en una nueva versión más moderna, no vendida como tal, que ya cambiaba, como en esta otra nueva versión de Spielberg, el escenario de la vieja Inglaterra (como antigua potencia mundial) por la actualmente todopoderosa nación de los Estados Unidos. Spielberg, que se hiciera hace unos años con los derechos del guión original de la adaptación de Welles, retrasó el proyecto por el éxito de «Independence Day», donde incluso el desenlace final hablaba igualmente de bacterias y virus, aunque en esta versión moderna era un virus informático el encargado de acabar con los malévolos planes de los invasores.

Lo que mucha gente aun no sabe es que Spielberg volvió a cambiar la fecha del rodaje de su propio remake, pero esta vez para adelantarlo. Esto debido al comienzo de una nueva versión oficial de la versión de HG Wells por una productora independiente, Pendragon Pictures. Esta versión, mucho más modesta, pero que incluso comenzó con el rodaje bastante antes, ya planeaba su estreno para esta misma primavera. Ha existido, sin embargo, en secreto una desproporcionada carrera legal y de durísima competición entre el mega proyecto de los colosos Spielberg y Cruise y estos productores
independientes. No hay rastro del estreno de la versión de Pendragon Pictures. Según parece, esta vez Goliat venció a David.

David Koepp y Josh Friedman, los guionistas de la versión de Spielberg, después de tantas películas, versiones y series parecidas, no han querido o no han sabido desligarse en demasía del original y tampoco han sido capaces de regalarnos un final que no se precipite y no defraude. En el momento de satisfacer con las enormes expectativas creadas durante una magistral primera hora, la historia se olvida poco a poco de darnos respuestas a algunas preguntas básicas (La reacción de los gobiernos durante la crisis, las plantas rojas, la sangre espolvoreada, etc) y la trama acaba perdiéndose en una completa nube de confusión durante la aparición en escena del personaje encarnado por Tim Robbins, para terminar en un forzadísimo y nada creíble happy-end.

Pero nada de esto importa. La progresiva aparición de la tormenta con unos geniales efectos de sonido y el formidable trabajo musical de John Williams durante toda la cinta. La repentina y escalofriante aparición de las máquinas, la destrucción, el polvo, (creí ver algo parecido a un recuerdo al 11 de septiembre), el suspense, la impotencia, la tensión, unos efectos especiales muy realistas y aterradores, una acción trepidante, sobria, magistral. Escenas como la conversación durante la huida en el coche, con un movimiento de cámara inquietante e imposible. Los cadáveres flotando en el río, la población americana convertida en refugiados, en «zombies» desesperados, el caos en el barco, las ropas cayendo del cielo como una lluvia apocalíptica y las muy destacables y sobresalientes actuaciones de Cruise, de Dakota Fanning y de todo el resto.

Spielberg devuelve a M. Night. Shyamalan con su «Señales», a su sitio. Demuestra quien es el verdadero rey del suspense, nos recuerda que fue el, y no ningún otro, quien ya en su día aterrara al mundo con «El diablo sobre ruedas», «Tiburón» o incluso con algunos excelentes momentos en «Jurasic
Park». Spielberg no siempre es el de las más recientes «La lista de Schlinder» o «Salvad al soldado Ryan» y no consigue mantener siempre la regularidad esperada por tantos seguidores, (entre los que me incluyo) <>pero lo cierto es que, desde el estreno de este remake, (que mejora con creces a su original) «Independence day» ya solo parece un carrusel de feria. Ahora en cartelera tenemos una de la obras más oscuras, violentas y tenebrosas del gran maestro. Spielberg ha vuelto. Y yo he vuelto a disfrutar.
publicado por Iván Sainz Pardo el 18 febrero, 2006

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.