El número 23 es una idea mal aprovechada, si bien el inicio es excelente y los primeros minutos hacen que te ilusiones ante una arrebatadora cinta de suspense, esta se convierte en un bluff, en una especie de moraleja que pica de cien fuentes distint

★★☆☆☆ Mediocre

El número 23

Existen 2 tipos diferentes de Jim Carrey, como si de 2 hermanos siameses se tratase, uno es el Jim Carrey que actua en las comedias, ese payasete que o bien te encanta (como es mi caso) o bien te cae como una patada en los mismisimos, por otro lado tenemos al Jim Carrey actor dramático, ese que te encandila con películas como «Man on the moon», «El Show de Truman» u «Olvídate de mi», ese otro actor que hace carantoñas al Oscar, para que caiga en sus brazos, pero el tío Oscar es de los que también odian a Carrey; en esta película Carrey se deja poseer por los dos hermanos, en gran parte por el 2º dando enfoque dramático, lástima que al final de la cinta y en los últimos compases sobreactúe y gesticule como si en una comedia estuviera.

El número 23 es una idea mal aprovechada, si bien el inicio es excelente y los primeros minutos hacen que te ilusiones ante una arrebatadora cinta de suspense, esta se convierte en un bluff, en una especie de moraleja que pica de cien fuentes distintas y que no ahonda en nada, es como un niño pequeño junto a un plato de rica comida, que por mucho que picotea y juega, no le saca beneficio al guiso.

Flaco favor le hace una coordinación penosa de la cinta, Señor Schumacher, sinceramente dediquesé a hacer calceta, que el cine se le está atragantando por completo, con una pésima dirección de actores, donde cada uno va a su bola y donde no hay feelling en ningún momento del desarrollo.

Una fotografía oscura, un guión que finalmente es difuso, dos ámbitos que intentan ser diferentes y que, como en una mala imitación de «Las horas» acaban juntandose en un «todo» que poco o nada tiene que ver, con un final tan chorra que parece cogido con alfileres, tramposo al más no poder y atropellado casi como un autobús.

Virginia Madsen adorable, desde que me reencontré con ella en «Entre Copas», la auguré un futuro lleno de trabajo, y no me he equivocado ni un poquito. Tal vez mejor que Carrey en todo el metraje, dando a su personaje el (poco) empaque que necesita.

Por supuesto no todo va a ser negativo, al menos me ha gustado mucho los ágiles movimientos de cámara, y la «promoción» de la lectura (que hay que leer, lectores míos, que sino somos unos borregos…).

Es una cinta hecha para generar controversia, en internet, en foros y en demás sitios de debate, al igual que pasó con «The Ring» el remake de Gore Verbinski, donde cada uno veía lo que le daba la gana en pantalla.

Resumiendo: como dijo Sarah Connor No hay futuro, sólo existe el que nosotros hacemos
publicado por Rafa Ferrer el 13 abril, 2007

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.