Una película entretenida, que se hace corta, emotiva y estremecedora por momentos.

★★★★★ Excelente

Cartas desde Iwo Jima

Siempre digo que más vale tarde que nunca, así que predicaré con el ejemplo y voy a contar mis impresiones sobre la película, aunque ya la vi hace tiempo.

Como todo el mundo sabe, “Cartas desde Iwo Jima” (Letters from Iwo Jima) cierra el díptico sobre la batalla de Iwo Jima iniciado por Clint Eastwood con “Banderas de nuestros padres“, contando esta vez la historia del lado japonés y con resultados aún más satisfactorios.

Paso de puntillas por los aspectos técnicos de la película, tan perfecta en sonido (no en vano ganó uno de los Oscars de sonido) o fotografía como la anterior, para entrar de lleno en los elementos que hacen única a esta cinta frente a aquella.

Desde el primer momento en el que se supo que Eastwood iba a contar los dos lados de la misma historia, generó más expectación la historia japonesa por tratarse de un enfoque mucho más original y atípico para un director estadounidense. Esa atipicidad juega a su favor a lo largo de todo el metraje porque nunca se tiene la sensación de estar frente a algo ya visto previamente en otras películas.

Apuesta Eastwood por una estructura más lineal que en “Banderas de nuestros padres” y acierta plenamente porque dicha estructura, aunque salpicada con magníficos flashbacks, ayuda a introducirnos con calma en la historia, a cogerle cariño a los personajes, a vivir sus desventuras con ellos.

Las interpretaciones tampoco podrían ser más afortunadas. Eran bien conocidas las cualidades interpretativas de Ken Watanabe así que lo más llamativo es lo inmensos que están todos los demás. Por destacar a alguien diré que Tsuyoshi Ihara como el Barón Nishi o Kazunari Ninomiya como el soldado raso Saigo que sirve de hilo conductor de la historia y con el que es más fácil identificarse, ofrecen interpretaciones sobresalientes y muy emotivas.

Emotividad que se traslada al espectador gracias a la cuidada y, como siempre, elegante puesta en escena de Eastwood. Y es que otra diferencia a favor de esta cinta frente a “Banderas de nuestros padres” es la emoción. En “Cartas desde Iwo Jima” nos emocionamos de verdad y asistimos a algunos momentos de cine del grande (Saigo hablando a su futuro hijo, el suicidio de los soldados, las cartas, la escena del perro…). Escenas de esas que, con su brillo, delatan que estamos ante algo más que una muy buena película: estamos ante una joya del cine.

Consigue con todo ello, Eastwood, realizar el más duro alegato antibelicista del cine reciente. Un ataque durísimo contra la guerra y los políticos y mandatarios que las comienzan y dirigen sin la más mínima consideración por las vidas que se pierden.

Lo consigue, además, con una película entretenida, que se hace corta, emotiva y estremecedora por momentos. Un recordatorio más de que cada película nueva que Eastwood puede realizar es un regalo para los que amamos el cine.

Valoración moonfleet.es: 9,5 sobre 10.
publicado por Jeremy Fox el 17 abril, 2007

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.