Una película muy digna y por encima de la media de las de su género.

★★★☆☆ Buena

Sunshine

Hay que reconocerle a Danny Boyle (director de “Trainspotting“, “La playa” y “28 días después” entre otras) su voluntad de hacer algo diferente cada vez que se pone tras las cámaras.

Esta vez se atreve con la ciencia-ficción, género difícil que cuenta, como ya he comentado alguna vez, con un público muy exigente. Tengo que decir que, sin ser una maravilla, sí ha logrado realizar una película muy digna y por encima de la media de las de su género.

“Sunshine” nos sitúa en el año 2057. El Sol está agonizando y la humanidad se enfrenta a su extinción. La última esperanza para la Tierra recae en la Ícaro II, una nave espacial con ocho tripulantes. Su misión: transportar un dispositivo nuclear diseñado para volver a activar nuestra agonizante estrella.

Más allá de la increíble premisa argumental concebida por el guionista Alex Garland, hay que valorar el esfuerzo por hacer de la misión algo creíble gracias a ciertos detalles: la utilización de plantas para generar oxígeno y alimentos, las placas protectoras del calor solar, la sensación de aislamiento, la refrigeración del ordenador central (una especie de Hal9000), etc. Por supuesto es de gran ayuda para ello la notable labor del equipo de dirección artística.

Apuesta Danny Boyle por la ciencia-ficción seria y creíble, basada más en su atmósfera que en la espectacularidad (que la hay, en ciertas dosis). Fruto de ello tenemos una historia cuya tensión va en aumento y que llega a tener alguna escena de suspense realmente lograda.

Hay quienes detectan en la película ecos del “2001“ de Kubrick y yo, personalmente, creo que no se equivocan en absoluto. El problema surge cuando Boyle se olvida de su propio planteamiento y, saltando de un estilo “2001″ al estilo “Horizonte final“, abandona el verismo y la atmósfera para rematar la función con 20 minutos bastante confusos, algo efectistas. No pude evitar pensar, durante dicho final, que a Boyle “se le había ido la olla”.

Le veo otro defecto al film (parece que hoy sólo hablo de defectos) y es que el tempo de la misión no resulta claro para el espectador. En una película de estas características el espectador tiene que haber sido avisado, con cierto tiempo, de cual es el siguiente paso para así sentir la tensión adecuada cuando llegue el momento. Hay que prepararlo. Al no suceder eso, en mi opinión, nos vemos de repente y casi sin aviso alguno en una situación arriesgada. De esta forma se pierde parte de la emoción.

Afortunadamente, la firme dirección de Danny Boyle y la solvencia del reparto salen siempre al rescate de una película que resulta, finalmente, un entretenimiento muy digno. Una pequeña lástima porque creo que podría haber sido mucho más.

Valoración final moonfleet.es: 6 sobre 10.
publicado por Jeremy Fox el 23 mayo, 2007

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.