Si hubiera que comparar a Shrek Tercero con algún cuento, éste sería sin duda el cuento de la lechera, porque tanto va el cántaro a la fuente que al final se rompe

★★☆☆☆ Mediocre

Shrek Tercero

Si hay un lugar sobre la faz de la tierra en la que se conocen al dedillo todos los cuentos, sin duda ése es Hollywood. La meca del cine es una gran factoría que difunde el mensaje pastelero del “y vivieron felices y comieron perdices”. Por no hablar de otra de sus especialidades, los cuentos chinos, que venden al mundo con no menos entusiasmo. Pero si los cuentos han enseñado algo a Hollywood, es la filosofía de la gallina de los huevos de oro, y que hay que explotar los éxitos hasta sus últimas consecuencias.

Todo esto tiene un buen motivo, y es que regresa a las pantallas el ogro más simpático, transgresor, verde y realizado por ordenador que ha dado la industria del entretenimiento. En esta ocasión, ante la muerte del Rey Harold, Shrek partirá en busca de Arturo, único heredero legítimo al trono de Muy Muy Lejano. Sin embargo, el Príncipe Encantador tiene sus propios planes, e intentará hacerse con el trono, reclutando a todos los villanos de los cuentos de hadas. Shrek Tercero es una nueva e innecesaria vuelta de tuerca al mundo de los cuentos, que intenta repetir sin lograrlo las claves del éxito de las películas que la precedieron. El ingenio de los anteriores guiones ha desaparecido por completo, y se ve sustituido por una serie de bromas y chistes fáciles que, además de no tener gracia, cruzan la línea entre la irreverencia y lo chabacano y soez. Los personajes se han desgastado con el tiempo, y en esta tercera parte los encontramos acartonados, sin la chispa que los caracterizaba. Sólo la inclusión del grupo de princesas pijas y algunas secuencias en el instituto dan muestras de frescura y originalidad. Este Shrek Tercero se convierte en una cinta indigesta, que sumerge al personal en un profundo letargo, aburriendo a niños y mayores, cuyo final no se atisba a alcanzar. Pero no todo son malas nuevas, ya que a nivel técnico es toda una proeza de la animación digital, quien no se consuela es porque no quiere.

Shrek supuso una verdadera revolución en el cine de animación, dado que su ácido sentido del humor buscaba más al público adulto que al infantil. Shrek 2 se mostró como una digna secuela, pero esta tercera entrega se manifiesta como un nuevo intento de Hollywood por alargar una historia que ya no daba más de sí con tal de conseguir buenos dividendos. Si hubiera que comparar a Shrek Tercero con algún cuento, éste sería sin duda el cuento de la lechera, porque tanto va el cántaro a la fuente que al final se rompe.
Lo mejor: Algunas secuencias aisladas, como la reunión de princesas
Lo peor: Repetir una fórmula gastada
publicado por Francisco Bellón el 21 junio, 2007

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.