Felicity Fuman no decepciona. La actriz es, sin ninguna duda, la gran atracción de la película.

★★★☆☆ Buena

Transamerica

Detesto las “road movies”. Desde que mi sentido cinéfilo obtuvo razón (o al menos la mínima que tiene) que no he podido con ellas. La mayoría se me hacen muy, muy cansinas. Quizá es por ello que ‘Transamérica’ no me haya llenado lo que me esperaba, pero sí que me ha gustado lo suficiente como para darle el visto bueno. Se trata de otra road movie, pero con un argumento bastante peculiar e interesante, y libre de tópicos.

La cada vez más espléndida Felicity Huffman (Lynette Scavo en ‘Mujeres desesperadas’) hace un papelón al interpretar a una mujer transexual, que mientras espera a que llegue por fin el ansiado día en el que se someterá a una cirugía de reconstrucción genital, descubre que tiene un hijo ilegítimo de 18 años, y emprende un viaje con él para conocerle mejor.

El principal atractivo de esta película son sin duda sus actores. La gran mayoría cumplen con creces… Pero la que más brilla con luz propia es, como ya he dicho antes, Felicity Huffman. Actrizaza donde las haya, jamás decepciona. Sin ninguna vacilación, afirmo y reafirmo que es la joya de la corona y la mayor atracción de la cinta de ‘Transamérica’. Sin duda fue una gran injusticia que no ganara el Oscar a la mejor interpretación protagonista femenina de 2005, siendo “superada” por Reese Whiterspoon, que ganó la estatuilla por su papel en ‘En la cuerda floja’.

‘Transamérica’ es una película bastante sugestiva, simpática y algo agridulce, que expone con autoridad las dos caras de la moneda de lo que supone ser transexual en Estados Unidos. También resulta ser una notable exhibición de que se puede hacer buen cine con sólo cuatro duros en el bolsillo. Recomendable y absolutamente imprescindible verla en versión original.
Lo mejor: Felicity Huffman.
Lo peor: Quizá sea algo pesadilla.
publicado por Rafa Delgado el 22 junio, 2007

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.