Una película que aunque no se le puede quitar la etiqueta de entretenida, para mi resulta la más floja de la saga, y que vislumbrando toda la saga como una grandísima película, creo que nos encontramos ante la película que sirve de nexo de unión entr

★★☆☆☆ Mediocre

Harry Potter y la orden del Fénix

Ya tenemos aquí al casi «eterno» aprendiz de mago, en una quinta entrega que en un principio proponía grandes cambios y grandes retos. Estos cambios y retos se basan directamente en la adaptación del libro más largo de todos los de la saga Potter, y viendo la duración de las otras películas esta se antojaba eterna a la hora de adaptarla, aunque visto lo visto parece que han optado por el tijeretazo directamente a la hora de saltarse capítulos y mas capítulos, hasta dejar solo una trama principal que poder seguir durante todo el metraje. En segundo lugar, los cambios se refieren a esa medio adolescencia que ya tiene nuestro Harry, que ya entra de lleno en temas amoriles, y que además se va encontrando cada vez mas solo y con un carácter un poco mas áspero que la dulzura que destilaba al principio de la saga.

Todo esto estaría bastante bien y daría un soplo de aire fresco a la saga, pero tengo que reconocer que esta película me ha decepcionado un poco. En primer lugar, por centrarse solo en la trama principal de la película, cosa que no estaría nada mal, el problema es que a la hora de ver la película, da la sensación de que muchas cosas se dejan en el tintero, en busca de una narración un poco mas ágil y espectacular, y para eso un simple ejemplo, ya que ahora que me estoy leyendo el libro en cuestión, el trozo que llevo leído, hasta su llegada al colegio Hogwarts son casi 200 hojas en el libro, mientras que en la película a los 10 minutos ya está llegando a tan excepcional colegio. En segundo lugar, la tan anunciada oscuridad de Harry Potter, que no llega a ser tal, simplemente un par de voces que les pega a sus amigos, y una sensación de soledad a lo largo de toda la película, pero que no llega a impregnar al personaje de Harry, que sigue siendo valiente y decidido cuando le toca, y no da un paso atrás por muchos «fantasmas» que recorran sus pensamientos, algo que en el libro sí que esta también mejor contado y se ve, pero que aquí falla, porque aquí lo único oscuro que llegue a observar toda la película, es el uso de todas las tonalidades mas apagadas de los colores, muy en la línea de lo que ya hizo Alfonso Cuarón en la tercera entrega de la saga, El Prisionero de Azkaban, que si que parece realmente más oscura en cuanto a planteamiento que esta.

Otro problema es el aprovechamiento de personajes. Algunos personajes aparecen y desaparecen como por arte de magia, y nunca mejor dicho, y parece que simplemente están ahí puestos para decir un par de frases adecuadas, o simplemente para hacer bulto y unirse al excelente plantel de actores. No sé cómo se desarrollaran sus personajes en el libro, porque todavía no llegue a esa parte, pero los papeles de Bellatrix Lestrange, Nymphadora Tonks y Luna Lovegood simplemente aparecen de vez en cuando, y sobre todo el papel de Bellatrix, con Helena Bonham Carter interpretándolo, creo que será un poco más determinante en la próxima película de la saga.

Como ya digo, Daniel Radcliffe, Emma Watson y Rupert Grint , están exactamente igual que en las anteriores películas, aunque un poco mas creciditos. Solo decir que a la única con algo de futuro que le veo del trío protagonista es a Emma Watson, y sino al tiempo, porque me parece que con Radcliffe vamos a tener un nuevo caso Luke Skywalker. El resto de personajes, también aparecen muy de pasada durante toda la película, exceptuando el grandísimo Gary Oldman en su papel de Sirius Black, sin duda de lo mejorcito que vemos en la pantalla, junto con Imelda Staunton, cuyo papel de la repelente Dolores Umbridge, sí que está muy conseguido, resultándonos odiosa casi desde su primera aparición, el resto de personajes, como ya comenté, aunque con mucho nombre demasiado desaprovechados, como por ejemplo las 3 líneas de dialogo que tiene Emma Thompson en toda la película, las tres apariciones esporádicas, aunque concluyentes para la historia de Helena Bonham Carter o incluso Ralph Fiennes en su papel de ese que no puede ser nombrado, y que aunque despunta cualidades de malo mítico del cine, no le dejan aparecer todo lo que tendría para dar forma a un papel de mago tan malo como le correspondería.

En cuanto al director, no aporta nada nuevo al espectáculo. Si bien Chris Columbus inició la saga y la dotó de la espectacularidad que le caracteriza, y luego algún otro director aportó su granito de arena, como por ejemplo esa gran tercera parte rodada excelentemente por Alfonso Cuarón, aquí simplemente David Yates se dedica a colocar la cámara e intentar el máximo de planos posibles donde se pueda usar algún efecto especial y así añadir una espectacularidad que solamente con el plano no podría conseguir, lo que dice muy poco a su favor y lo que me demuestra que hace uno de los trabajos más planos y carentes de personalidad de la saga Potter, y lo peor de todo, es que ya esta elegido este director para rodar la siguiente película, la del Misterio del Príncipe. Solamente salvaría el inicio de la película, que empieza con bastante fuerza y que da esperanzas sobre una película que seguirá ese mismo estilo todo el metraje, pero no puede engañarnos de mejor manera, porque hasta la batalla final entre magos, que según me ha comentado gente que si se ha leído todo el libro es bastante fiel al libro, para un espectador acostumbrado a efectos especiales del calibre de Transformers, Spiderman o Piratas del Caribe, le parecerá de todo menos espectacular. Es una suerte el haber podido aprovechar y ver la película en formato Imax, ya que esos últimos 20 minutos en 3 Dimensiones, añaden la espectacularidad que de por si le falta a la película, y eso que ese final no está rodado para estar aprovechado en las 3Ds, pero bueno, no se le puede pedir tanto.

En definitiva, una película que aunque no se le puede quitar la etiqueta de entretenida, para mi resulta la más floja de la saga, y que vislumbrando toda la saga como una grandísima película, creo que nos encontramos ante la película que sirve de nexo de unión entre todo el desarrollo de las películas anteriores y el final de la saga, que sobreviene con estas dos últimas películas que le quedan a Harry, en las que esperemos recupere la agilidad narrativa, un mejor uso tanto de los personajes principales como de los desaprovechados secundarios, y que recupere la fuerza e incluso la oscuridad que ya se habían marcado en las películas anteriores.
Lo mejor: El principio, bastante prometedor. La batalla de magos en 3D, aunque vista sin el aliciente del añadido dimensional creo que hasta se puede ver algo insulsa en comparación con lo que esperamos en un enfrentamiento de magos tan poderosos.
Lo peor: El desaprovechamiento de casi todos los actores secundarios e incluso de algunos principales. Esa anunciada oscuridad en la saga, que más parece estar hablando de los colores usados que de los sentimientos y motivaciones de los personajes.
publicado por Alberto Pérez el 20 julio, 2007

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.