Entretener con poco y recurrir a la extrema sencillez, regla de oro para construir un producto destinado al divertimento inmediato, sin preocuparse de si dentro de 20 años alguien se acordará de esta película.

★★★☆☆ Buena

Ratatouille

Entretener con poco y recurrir a la extrema sencillez, regla de oro para construir un producto destinado al divertimento inmediato, sin preocuparse de si dentro de 20 años alguien se acordará de esta película. Historia de una rata que sueña con ser algo más que una simple rata, elevarse a la condición de gourmet humano y cambiar la visión que de los humanos tienen los más viejos del clan, un clan de roedores que empiezan de ladronzuelos en una casa de campo, viviendo de migajas, y terminan degustando delicias culinarias, por obra y arte de la rata que quiso ser diferente.

La Pixar Animation enfatiza el diseño y la fuerza visual sobre el argumento, algo que viene siendo habitual en sus producciones, y es conveniente subrayar ese cariz caricaturesco que conjuga muy bien el ingenio en los diseños con una sensiblería llevada con bastante dignidad, desde esos planos que muestran un Paris idílico a ojos de una rata que se emociona viendo el paisaje, o la ambientación del gran salón comedor que hace la función de foco de la tensión dramática, pues llega un momento de la trama en el que la fortuna – o el infortunio – de los protagonistas, depende de la opinión de un crítico culinario que incluso en vísperas del final recita un discurso sobre el papel del crítico como sibarita de especialidades (algo aplicable a distintos ámbitos de la creación, ya que en esta película, bajo el punto de vista del mencionado crítico, la cocina es arte), y valga decir que éste personajes es sin duda el más interesante, ya que la antipatía suscitada en principio por lo repulsivo de su caracterización, deriva en simpatía cuando, en un pasaje proustiano, un esporádico retorno a la infancia por causa de los sabores rústicos recuperados por la rata, transfigura su porte huraño y malévolo en una imagen de inocencia y redescubrimiento. A partir de esa escena, el gesto cambia y también la visión de las cosas. Hay un cierto paralelismo con Dickens, y estamos sin duda ante una película inspirada por las buenas intenciones, como tampoco podía ser de otra manera.

Poco más se puede decir; una película muy correcta y que dispone de una caracterización de personajes muy efectiva funcionalmente hablando, bien estructurada, a ratos ingeniosa, y que en todo momento mantiene el interés. Tiene buenos golpes de humor, aunque en otras ocasiones resulta algo aparatoso y desmedido. La resolución al papel de algunos personajes resulta poco inspirada, y a menudo juega demasiado con los tópicos, ideas y sentimientos que hemos visto hasta la saciedad en otras películas de parecidas intenciones. Valgan los tópicos, pardiez, aquí por lo menos no empalagan.
publicado por José A. Peig el 3 agosto, 2007

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.