La Huella es una película a todas luces innecesaria, que pretende actualizar una obra maestra de Mankiewickz, pero que nos regala una extraordinaria interpretación de Michael Caine.

★★☆☆☆ Mediocre

La Huella

Tras su presentación en el pasado Festival de Venecia, por fin llega a las pantallas españolas una de las películas más esperadas del año por los amantes del cine, La Huella. Estrictamente, no se puede hablar de remake, ya que tanto esta nueva versión como la de Joseph L. Mankiewicz (auténtica joya cinematográfica) adaptan la obra teatral de Anthony Shaffer.

Sin embargo, hablar de la versión moderna de La Huella sin tener en la cabeza la formidable obra de Mankiewicz es prácticamente imposible. Andrew Wyke (Michael Caine) es un novelista de éxito que invita a pasar un fin de semana en su mansión a Milo Tindle (Jude Law), un actor en paro que se ha fugado con su mujer. Entre ambos se desarrolla un juego retorcido y de peligrosas consecuencias para el que lo pierda. Kenneth Branagh realiza un esfuerzo digno de elogio para modernizar la historia, pero en algunas ocasiones se pasa de la raya y cruza el umbral hacia la pretenciosidad. En varias escenas fundamentales del primer acto, la acción está narrada de una forma tan apresurada que no da tiempo al espectador a asimilar lo que ve. Sin embargo, el peor error de la película es el guión de Harold Pinter. Resulta increíble que un autor como Pinter sea el responsable de un texto como el de La Huella. En su esfuerzo por hacer suya la obra de Shaffer la transforma de tal manera que le da la vuelta a sus propias intenciones y su significado. Lo mejor del film son sin duda Michael Caine y Jude Law, que se enfrentan en un duelo interpretativo magnífico aunque desigual. Y es que Michael Caine realiza una interpretación tan memorable como la de 1972.

La Huella es una película a todas luces innecesaria, que pretende actualizar una obra maestra de Mankiewickz, pero que nos regala una extraordinaria interpretación de Michael Caine. El resto, exceptuando a Jude Law, raya en la más absoluta mediocridad.

Lo mejor: Michael Caine.
Lo peor: Cómo Harold Pinter ha destrozado el texto original.
publicado por Francisco Bellón el 10 octubre, 2007

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.